Buscadores de tumbas

Por Jorge Barreto

Sin duda alguna tenemos grandes contrastes en nuestro querido país. Se presenta una iniciativa en la cámara de senadores para autorizar la protección médica para policías y bomberos y sus familias que, con todos sus riesgos, viven sin una protección adecuada y aparentemente no aceptada por Morena.

Sin embargo se presenta una moción para ir a buscar a Panamá los restos del Gral. Catarino Erasmo (???), supuestamente rival de Porfirio Díaz en las elecciones, ilustre desconocido en México.

Jamás se había oído hablar de él y sin embrago el senado autorizó una comitiva de 80 soldados, con todos los apoyos necesarios, a buscar los restos del mentado general conocido únicamente por López Obrador, para ir a Panamá, donde suponen que se encuentran.

Para ciertos senadores su período dura seis años y la vergüenza toda la vida si su función en ese puesto sirvió sólo para intereses de terceros, levantando la mano al recibir la orden. El distinguido nombramiento de senador requiere integridad y no dependencia a intereses oscuros.

Pregunta: ¿nos interesa buscar los restos de este general que murió hace mínimo de 130 años y que nadie lo conoce por no aparecer en ningún libro de historia conocido? ¿Sirve de algo?

Esta seguramente es otra ocurrencia de nuestro presidente apoyada por quién sabe quién, completamente inútil y sin ningún valor histórico, pero ya lo aceptó el senado y ya los soldados están empacando su maleta para aprovechar el viaje y visitar la esclusa Miraflores en el famoso canal, antes de convertirse en, “buscadores de tumbas”.