Bond y Bourne, pero en mujer

Por CineMan

Atomic Blonde (Atómica)

Del director y productor que nos regaló John Wick 1 y 2, ahora recibimos este nuevo éxito de acción, bañada en su propio diseño de producción lleno de estilo alternativo ochentero industrial, que te hace sentir como si fuiste invitada a la fiesta de los muchachos “cool”.

Lorraine Broughton (Charlize Theron) es una fría y calculadora agente de inteligencia de Inglaterra, que es enviada en una misión a Berlín en la época alrededor de la caída del muro. Ahí se une a David Percival (James MacAvoy) el agente encargado de esa zona y juntos deben trabajar por obtener un listado de espías que los rusos buscan recuperar.

Ver la película es vivir un viaje por los 80s, con su respectivo ambiente de decadencia industrial y frialdad que caracterizo a Berlín del Este y Oeste en 1989. Lleno de música perfectamente escogida, mucho neón y moda europea chic alternativa, es decir olvídate del pop americano con hombreras y peinados de cobra en las mujeres.

Charlize Theron hace un papel demasiado antipático, mismo que durante las escenas de acción se balancea totalmente con otro personaje seguro, ágil y brutal, como una gacela en esteroides. McAvoy complementa muy bien con un estilo desafiante, bromista y autoconsciente. Pero es Eddie Marsan como Spyglass el que pone la única actuación que merece felicitación, poco pero perfecto.

Los diálogos solo funcionan como una extensión del estilo que propone la película, son muy secos, con meta-referencias y autocomplacientes; es decir todos son inteligentes, seguros de sí mismo y en su lenguaje de espías geniales, hablan poco y dicen mucho. El guion no te reta o te genera la angustia de un thriller de espías, por lo mismo se concentra en funcionar muy bien como película de acción con la novedad de su diseño y musicalización.

Las escenas de pelea son refrescantemente reales, como si no hubieran sido coreografiadas, muy largas y brutales; me recordaron a películas como el dúo del Kill Bill del 2003 o la Indonesia The Raid del 2011. Por destacar está que todo fue arropado con excelentes efectos y edición de sonido, para mí sobresalió la combinación de lo musical con la realidad y los efectos especiales de sonido (sin score musical) en las escenas de peleas.

De principio a fin estás viendo a James Bond y Jason Bourne en una versión mucho más bella.

(Súper Recomendable, Recomendable, Poco Recomendable, Nada Recomendable)

Mi Calificación: Súper Recomendable 

Mi Calificación al cine donde la vi: Cinemex Minarete  = Experiencia Positiva. Todo estuvo bien.