Blásquez exhorta a SRE a intervenir en caso “dreamers”

México.- El senador Marco Antonio Blásquez exhortó a la Secretaría de Relaciones Exteriores a que implemente una política concentrada en brindar a ambos lados de la frontera una atención integral a los migrantes, en particular los niños y jóvenes. La petición legislativa busca reducir al máximo el impacto de la deportación y estrechar los vínculos familiares en tanto se impulsa una resolución migratoria favorable.

Hace unos meses el presidente Barack Obama resolvió ejercer una «acción diferida» de deportación en favor de miles de jóvenes indocumentados de entre 16 y 31 años de edad. El objetivo presidencial era garantizar la permanencia de esos jóvenes en territorio estadounidense siempre que fueran estudiantes, llevaran al menos cinco años viviendo en ese país y por supuesto, no tener antecedentes penales.

“Esa ‘acción diferida’ fue bienvenida. Sin embargo, desde el principio se le advirtió una grave inconsistencia y es el hecho de que si por un lado se protege al derecho del dreamer (así llamado por ser sujeto de cumplir el «sueño americano”) a permanecer en el país, por otro, se cumple sin miramientos la deportación de sus padres. Lo que nos lleva a la pregunta: ¿si son estudiantes y sus padres son echados, entonces quién va a asumir la responsabilidad financiera de los jóvenes?”, cuestionó el  Senador Blásquez.

Como toda iniciativa incompleta,  la presente ya empezó a dar problemas.  En las últimas semanas decenas de familiares de los «dreamers», alguna vez deportados de Estados Unidos,  se han agolpado en el puerto fronterizo de Otay (Tijuana), en demanda de asilo político o de visas humanitarias.

Debido a que los familiares de los «dreamers» piden con todas sus letras «asilo político», son sujetos de juicio y por tanto tienen que ser retenidos por el servicio de inmigración en tanto un juez resuelve su situación.

“Particularmente creo que esas personas fueron convencidas por una agrupación pro derechos humanos de proceder de esa forma con la esperanza de obtener el privilegio del asilo en razón de que los «dreamers» literalmente no tienen quien los mantenga. Diríase en términos de la ley de inmigración estadounidense que son sujetos a ‘una condición grave e inusual’”, comentó el Senador Blásquez  quien agregó:

“El gobierno mexicano y los legisladores relacionados con esos temas debemos estar muy atentos a esas situaciones porque en ello va el respeto y la justicia con que deben ser tratados todos aquellos que buscan acompañar a sus hijos en situaciones tan complicadas como la presente.

Es definitivamente «grave,  inusual» y agregaríamos «absurdo» que se pretenda que un joven complete sus estudios sin el apoyo de sus padres en un país ajeno”.

El legislador de Baja California resaltó que esas personas que están pidiendo asilo si no están siendo debidamente asesoradas podrían exponerse a consecuencias graves,  pues el solo hecho de contar con antecedentes o de contar con otras deportaciones podría sujetarlos a un proceso penal de grandes alcances, y aseguró que se debe pedir,  en el marco de la buena vecindad y hasta en nombre del sentido común que las autoridades estadounidenses perfeccionen esa iniciativa.

En los términos actuales dará fuertes dolores de cabeza.