Bienestar integral, una prioridad para los empleados.

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Uno de los factores de mayor relevancia en las empresas es la alineación entre la alta dirección, área de capital humano y las expectativas del colaborador. Ya que de haber desconexión entre alguno de estos elementos o entre todos ellos, evidentemente el objetivo de la organización, que es el cumplimiento de sus metas, no será factible. Lo anterior bajo la lógica de que, para alcanzar a lograr el plan trazado, se requiere a los colaboradores adecuados, por lo tanto, se debe indagar qué los atrae y qué los mantiene comprometidos.

OCC Mundial, recientemente publicó un estudio que indica con claridad los intereses de los profesionales en la gestión del activo más valioso para las organizaciones, pero también los de los colaboradores, el cual debería de servir como una especie de brújula para la elaboración de planes y programas. De lo contrario se pudiera dar una divergencia entre ambas partes y esto lleve a la situación de que, por un lado, se haga todo lo posible para ofrecer lo que al otro no le interese, y por el otro, se tenga una expectativa que no va a ser cubierta.

De inicio, el estudio arroja que mientras las empresas buscan incrementar su productividad y cumplir con los objetivos del negocio, las áreas de RR. HH ven como principal reto la retención de talento seguido por la atracción de este. El colaborador por su cuenta busca un bienestar integral. Lo que puede indicar que, si existe un verdadero interés por parte de las empresas por atraer y retener, estas deberán hacer énfasis en entender qué significa para el colaborador dicho concepto y, en consecuencia, diseñar programas y políticas que atiendan tal expectativa.

De acuerdo con OCC, cuando el colaborador busca programas de bienestar integral se refiere principalmente a la salud mental, física e incluso financiera. En este sentido, según la edad de los encuestados fue la prioridad dentro de un programa integral. Para los menores de 40 años lo principal en salud mental es que responda a la NOM035, para los mayores de tal edad es la elaboración de políticas que reduzcan el estrés. Con relación a la salud física, ambos grupos coinciden en que le faciliten el acceso al médico. En términos de salud financiera, el menor de 40 le da mayor importancia al incremento salarial. Contrario al grupo de mayores de 40 que busca se le proporcione educación para un mejor manejo de sus finanzas personales.

Los equipos del área de capital humano coinciden en que la salud integral es un aspecto en el que deben poner atención. En el tema de salud mental las empresas en general se enfocan en dar respuesta al cumplimiento de la NOM035 y facilitar atención psicológica. Por el lado de salud física la prioridad es ofrecer acceso a médico y proveer vacunas para la influenza. En términos de salud financiera, la solución la ven ofreciendo programas de ahorro. Una diferencia visible entre el área de RR. HH. de una empresa grande o media y una pequeña es que, el pequeño empresario le apuesta a la flexibilidad laboral, mientras que para los grandes corporativos no es la prioridad número uno.

Es imposible poder adecuar el plan de trabajo a cada uno de los colaboradores, pero una opción viable es la agrupación que sea la mas adecuada tanto para el empleado como para la organización. Esta puede ser generacional, por área de trabajo, nivel de responsabilidad, según se detecte sea la más efectiva desde ambas perspectivas. Según este estudio para las áreas de capital humano sigue siendo una prioridad atraer y retener, el aspecto clave va a ser que sepan escuchar la voz del colaborador que les dice cómo hacerlo.