Bajan propinas de los Uber Eats

Por Ilse Casillas Márquez/Infobaja

Tijuana.- La crisis generada por el coronavirus ha tenido efectos negativos en la economía mexicana. El aislamiento que se ve vive empieza a impactar en los bolsillos de las personas.

En Tijuana, a partir del 24 de marzo, las autoridades dieron la instrucción de que los restaurantes deben permanecer cerrados para servicio en el interior, y limitarse únicamente a realizar pedidos para llevar.

Esto podría suponer que la demanda para los repartidores de aplicaciones de entrega a domicilio ha crecido, sin embargo, parece que este no es necesariamente el caso.

Ángel López es repartidor de la aplicación Uber Eats, en la que tiene año y medio laborando y comenta que, aunque sí ha incrementado ligeramente el movimiento de los pedidos, tampoco ha sido de manera drástica, ya que a al parecer muchas personas realizaron compras de pánico y tienen bastante comida en su casa.

Sumando a que la mayor parte de la población permanece en sus hogares y tiene tiempo para preparar sus alimentos, no es necesario realizar un gasto doble para algo a lo que pueden hacer ellos.

López comenta que las medidas de seguridad que les implementó Uber es traer diariamente cubrebocas y gel antibacterial.

Además, la empresa les manda un aviso recordándoles que se laven las manos, que tengan las motos desinfectadas y porten guantes para no contaminar el producto.

También, que de ser posible, traigan cubierta su cara con un pasamontañas y un cubrebocas, los cuales deben retirarse solamente cuando verifiquen con el restaurante su identidad.

Ante las medidas de seguridad que las personas toman, Ángel comenta que la misma aplicación tiene una opción que permite a los usuarios no tener contacto con el repartidor, lo cual, aunque es una medida de seguridad que buscar apoyar, también implica una disminución de sus propinas.

“Mucha gente pues sí está muy asustada porque nos mandan mensaje y nos dicen que, si podemos dejar el producto afuera de un carro o en la banqueta y que ellos salen, o que lo dejemos con el guardia y él lo sube al departamento”.

Continuó: “Antes se lo entregábamos directamente a la persona. Y al hacer eso, nos quitan propinas, porque se lo dejamos al guardia, y el guardia lleva producto y ahí se nos están yendo 20 o 15 pesos de propina”.

Opina Ángel que las medidas de higiene que se están realizando son positivas, sin embargo, es algo que debería de llevarse a cabo todo el tiempo y no solamente durante la pandemia del coronavirus.

“No ahorita se tiene que tener el hábito de taparse la boca y traes guantes, eso debería ser siempre. La higiene debería ser siempre. No porque estemos pasando por esta situación, solamente debe de tomar este tipo de higiene”, señaló.

En algunos restaurantes incluso están entregando los pedidos afuera. “No podemos ni entrar”, señaló.

Ángel considera esto como una ventaja, “porque perdíamos tiempo quitándonos el casco, quitándonos, guantes, trasladándonos si hay gente, con las mochilas, y ahora es más rápido, te estacionas afuera y te dan el producto”.

En cuanto a beneficios que les brinda en estos días difíciles la empresa, menciona que a los repartidores se les está dando un cupón de 150 pesos en productos.

La compañía anunció, además, que en caso de que alguno de sus socios repartidores sea diagnosticado con Covid-19, o que una autoridad de salud pública le pida que se aísle, podrá ser elegible para recibir por única ocasión asistencia financiera por hasta 14 días.

Además, han encontrado apoyo en la ciudadanía, que ha mostrado solidaridad ante la situación y les regalan los pedidos que hacen.

“Algunas veces la gente que considera que nos estamos exponiendo a esto nos está dando muy buenas propinas, 50 o100 pesos”, platicó Ángel López.

“A mí la otra vez me pidieron dos cafés y llegué con el comensal, y me dijo, ‘¿sabes qué?, nada más dame un café, el otro lo pedí para ti’. Incluso en otras aplicaciones, han regalado despensas”, dijo.

Ángel pide a la ciudadanía que considere pedir por medio de las aplicaciones, ya que “mucha gente tiene los pagos de sus motos, o tiene gastos que se solventan nada más de repartidores”, enfatizó, “y pues, por ejemplo, si yo no trabajo, yo no como. Hay gente que vive al día”.