Baja California apoya

Por El Informante

Baja California apoya

En los momentos más complicados y hostiles, el brazo poderoso bajacaliforniano está presente. Un grupo de 72 rescatistas voluntarios (y dos perros de la unidad canina) salieron desde la tarde del martes rumbo a la Ciudad de México y el miércoles se sumaron nuevos contingentes de bomberos de Rosarito y Tecate, además de ciudadanos comprometidos que decidieron dejar todo de lado e irse a la Gran Tenochtitlán a ofrecer su ayuda.

Es en momentos como estos cuando vale la pena replantear la forma en que los ayuntamientos y el Gobierno del Estado suelen tratar a los grupos de rescatistas, conformados a menudo por voluntarios que se ganan la vida en otros empleos pero que en grandes contingencias y desastres no dudan en ser los primeros en estar en la línea del frente sin que nadie los retribuya por su labor.

Son los mismos que rescatan gente perdida en el Cerro del Centinela, en la Sierra de San Pedro Mártir o en la Laguna Salada. Si en el Estado y los ayuntamientos hay presupuesto para pagar a tanto asesor u operador político o para mantener por debajo de la mesa a tanto “opinólogo” de redes sociales, sería muy bueno que destinaran algún presupuesto para los grupos voluntarios de rescate.

Barbas a remojar

 

Dice el dicho que si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar. Pues bien, si ves la tierra del Altiplano temblar, la prevención en Tijuana hay que practicar. En momentos como estos es cuando nos damos cuenta que todas las llamadas, las alertas y los simulacros practicados por Protección Civil no deben ser arrojados a saco roto.

Tocamos madera, pero la verdad es que sería inimaginable lo que sucedería en Tijuana si llegáramos a sufrir un sismo tan devastador. Nuestra complicada topografía, la gran cantidad de asentamientos irregulares levantados en zonas de alto riesgo y el hacinamiento de construcciones endebles dan lugar a un pésimo pronóstico.

A ello hay que sumar esta nueva fiebre por la vivienda vertical que no a todos convence y que ha generado inconformidad de asociaciones de vecinos y grupos ciudadanos. El titular de Protección Civil, Antonio Rosquillas, volvió una vez más a poner el dedo en la llaga: un terremoto nunca puede predecirse ni anticiparse.  Vivimos en una zona sísmica, no hay que olvidarlo y con la tierra no hay garantías ni pactos de no agresión. No se puede evitar un temblor, pero sí se puede aminorar su letalidad si practicamos la cultura de la prevención.

Les llueve a partidos

Si hablamos de poner barbas a remojar, ojalá que los partidos políticos en el país se pongan las pilas y se den cuenta del tremendo nivel de rechazo ciudadano que cargan a cuestas.

A raíz del temblor, está tomando mucha fuerza en redes sociales una petición que se había hecho desde los primeros desastres naturales por huracanes, unos días antes. La sugerencia es que parte del multimillonario dispendio de recursos que harán para las campañas electorales del 2018, sea canalizada a la reconstrucción de las zonas dañadas del país en la Ciudad de México, Morelos, Guerrero, Puebla, Oaxaca y Chiapas, a raíz de los sismos del 7 y el 19 de septiembre.

Se menciona 20 por ciento, para que no la piensen mucho los partidos políticos, pero al parecer el consejo en las redes sociales no ha sido bien recibido por los políticos y en lugar de pensar en “cómo sí”, prefieren enfocarse en “porqué no”.

Al ser entrevistada, la senadora priista Ana Lilia Herrera informó que dichos recursos ya tienen un fin específico, por lo que se requeriría de una modificación en la ley. Angélica de la Peña, senadora del PRD, opinó que están ya tan cercanas las elecciones que no hay tiempo para hacer los cambios que se necesiten para quitar parte de esos 31 mil millones de pesos que recibirán los partidos políticos.

Andrés Manuel López Obrador, fundador y líder de Morena, dijo estar dispuesto a donar parte de la tajada de su partido, pero sus rivales lo han criticado de querer sacar beneficio político de la tragedia. Olvídense de Osorio

¿Se acuerda usted que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, había prometido retornar a Tijuana con un plan de acción para enfrentar el grave problema de inseguridad que se vive en la ciudad? Pues bien, todo hace indicar que nos quedaremos esperando.

Obvio decir -y no es para menos- que el temblor lo cambia todo. Osorio recorrió las zonas de desastre y no le fue nada bien, pues le abuchearon y hasta un zape se llevó. En este momento en la Secretaría de Gobernación no están pensando en Baja California y posiblemente pasará mucho tiempo antes de que alguien se acuerde de la llamada Cruzada por la Seguridad y de los compromisos que en teoría hizo el gabinete de seguridad en pleno cuando estuvieron en Tijuana. Palabras más, palabras menos, debemos arreglárnosla solos.

El retorno de Lady Europa

Aquí sí que cuesta trabajo conocer qué estaría pasando por su cabeza, pero Liliana Sevilla, la famosa “Lady Europa” que salió de la dirección del Instituto Municipal de la Mujer tras postear comentarios ofensivos, decidió darse a notar en un momento no muy apropiado.

El asesinato de la joven Mara Castilla, a manos de un conductor de Cabify, generó manifestaciones de mujeres en toda la República. En Tijuana esto se llevó a cabo en la Plaza Santa Cecilia y ahí fue donde, de repente, apareció Liliana Sevilla, con una colorida blusa estampada que contrastaba con la vestimenta seria y sencilla del resto de las manifestantes. Más allá de eso, llegó con maquillaje que simulaba sangre en la boca, con los labios cosidos.

No se integró discretamente a la manifestación, sino que se fue al frente, tomó la voz y cuando dijo que las autoridades no tenían la culpa de este tipo de incidentes, la gente se le echó encima. Le tuvieron que pedir que, de plano, se retirara.

Solo para refrescar, Sevilla fue quien se metió en problemas tras publicar en redes sociales el comentario de “Qué tal si lo mío está en Europa y no aquí sufriendo con estos indígenas”. Le llovieron insultos en aquel entonces, ahora fueron miradas incrédulas.

Ya viene el cierre

 

Y bueno, no está de más recordar que llega el fin de semana en que si va a Estados Unidos, tendrá que regresarse por Otay, ya que del 23 al 25 estará cerrado el cruce en dirección Sur por San Ysidro. De esta sí que ni los “influyentes” ni políticos con pase preferencial por el carril para turismo médico se salvan: podrán cruzar rápido a EU, pero ahí los queremos ver en el retorno a Tijuana.