Sacrifican aerolíneas comodidad por rentabilidad

Por Israel Ibarra / Foto Alex Moyrón

Tijuana.-El presidente ejecutivo del Clúster Aeroespacial de Baja California, Tomás Sibaja, consideró que las flotillas mexicanas utilizan buenos aviones como son los Embraer y los Airbus, sin embargo, ofrecen poca comodidad en los asientos para garantizar su rentabilidad. 

 

“Las aeronaves que están siendo compradas o arrendadas por Volaris, Interjet, Viva Aerobus, Aeroméxico, son de primer nivel, aunque si hay flotillas unas más viejas que otras”, dijo.

 

Recordó que en el caso de Interjet acaba de comprar 20 Sukhoi y él estuvo en la inauguración, lo que no es una inversión barata.

 

Esto brinda tranquilidad en cuanto a la calidad de las aeronaves, aunque es una realidad que los asientos no son muy amigables, debido a que es difícil combinar ergonomía y peso con la rentabilidad.

 

Infobaja público esta semana un reportaje donde Volaris resultó ser la aerolínea con mayor número de quejas ante Profeco en Baja California y la última en puntualidad de acuerdo a estadísticas publicadas por la Dirección General de Aeronáutica Civil.

 

Tomás Sibaja explicó respecto a la parte mecánica de las aeronaves que en el sector aeronáutico la mayor parte de los accidentes en vuelo es por error humano, no por el avión, aunque no es descartable que se generen fallas mecánicas.

 

Aunque existe la redundancia, lo que significa que si falla algo, hay cuatro partes que pueden reemplarzarlo:

 

“Si te falla un alerón, te vas a regresar rápido, pero no te vas a matar, tienes más alerones que te van ayudar a nivelar, y sí un coscorrón a todo mundo”, dijo.

 

A diferencia de un accidente automovilístico, si ocurre en un avión afecta enorme la imagen de las compañías. Aseguró que además existe una cultura ética enorme, porque está en riesgo la vida de las personas.

 

“Puede ser tu mamá quien esté viajando en el avión”, indicó.

 

Las revisiones de la Dirección General de Aeronáutica Civil, manifestó Tomás Sibaja, son estrictas y no permitirán que un avión se levante ante el mínimo riesgo, aunque esto repercuta en los parámetros de satisfacción del cliente pues representa una pérdida de tiempo.

 

Explicó que el negocio de las aerolíneas es que los aviones estén volando, por esa razón en el tiempo que van bajando los pasajeros, hay un procedimiento de revisión, fuera de las supervisiones programadas donde la nave permanece en tierra por varios días y se revisa a fondo.

 

Hacia el futuro se busca que las nuevas aeronaves tengan el mayor confort y se pueden ver ejemplos en modelos donde el viajero tiene una pantalla personalizada para entretenerse con programas, juegos y música.

 

Pero las adecuaciones a los aviones deben enfrentar estrictas reglas en un proceso lento y largo, debido al Integrated Functionality Equipment, que son los equipos electrónicos para los usuarios que van a bordo.