Asombrada

Por Guadalupe Rivemar

Vivo mis días de asombro en asombro.  Por la ventana al mundo me entero:   El neurólogo Oliver Sacks tiene cáncer. Pienso en Awakenings. Entro a su página. Escribe un artículo de despedida. Publica el libro On the move. Dos mexicanos son condenados a muerte en Malasia. Los acusan  de narcos, ellos alegan que eran empleados de mantenimiento  Alondra,  es  sustraída de su escuela por la interpol. ¿Neta?  Una jueza mexicana permitió que se la llevaran al extranjero.  Luego la regresaron.  El periodista Jorge Ramos pide al presidente mexicano su renuncia,  lo hace desde un foro de elit en New York. Unos aplauden, otros no.    

 

La periodista Lydia Cacho desde la Ibero de Playas,  acusa al presidente municipal de Tijuana de estar aliado a mafiosos.  Libertad de expresión. Hay periodistas que se lanzan el reflector a sí mismos. Ellos son la noticia. Lydia denuncia mafias de trata en Tijuana. Intervención de autoridades en el Madonnas, table dance. En China aparece un hoyo en la tierra que se conoce como la puerta del infierno y en Siberia  aparece otro hoyo que lleva al fin del mundo.  El 24 de agosto habrá un eclipse galáctico que traerá 3 días de oscuridad.   

En El cuarto de luz de Las Palmas proyectan documentales de Ambulante y  no salgo de mi asombro.   Presentan varios filmes experimentales que abordan lo sobrenatural: recrean imágenes de una regresión hipnótica. Otro segmento, presenta a un hombre llamado Ted Serious, capaz de retratar sus pensamientos. Aunque era dipsómano. Nadie descubrió el truco. Imágenes borrosas. Colores que se revientan.  Microcosmos. Sicodelia.  A los maestros  no les pagan. Suspenden clases. No me pagas pues no trabajo.  Ya páguenles por favor.

Aunque los empresarios dicen que los niños no tienen la culpa. Los empresarios.  A un diputado panista casi lo linchan en un avión.  Un hombre y una mujer le gritonean, lo  acosan, le gritan ¡traidor!  Cuando los invitan a guardar compostura  gritan más fuerte cosas que tienen que ver con la reforma energética y gritan y  dicen que están ejerciendo su derecho a libertad de expresión  suben el  tono y no paran de gritar. Otros pasajeros corean buuuu.  

Libertad de expresión, dicen. Y claro,  graban todo. Y lo suben al feis, satisfechos de su hazaña. Cuándo les pagaran a los maestros.  Cuándo les aumentaran el sueldo a los jornaleros de San Quintín. Con el asunto de Serious que no era tan serio,  me acuerdo de Uri Geller. Se concentraba y doblaba cucharas. Arreglaba relojes desde la pantalla de la televisión.  Asombro. Sin sombra.  Creo que padezco déficit de atención. No me concentro. Leo  “Egipcios  decapitados”. No hago clik. No me concentro. No hago clik. Bauman explica la teoría de la vida liquida.

Dice que la humanidad ha olvidado como ser feliz. Bárbara dice que es feliz pero a veces está triste. Y se pone triste. En las cárceles federales  prohíben la creación literaria. Aislamiento. Si escriben corridos,  los privan de comer. Chinos. Perros.  El mundo está loco y yo voy de asombro en asombro. Con sombra. De locura en locura.  Asombrada.