Armarse “por la libre” en México y lo bueno de cazar al Cimarrón

Por Israel Ibarra / Foto Alex Moyrón

 

Tijuana.-Para comprar un arma nueva en México legalmente, sea para la legítima defensa o para practicar el tiro y la caza, se requiere cumplir una serie de requisitos ante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y después trasladarse al Estado de México donde la dependencia tiene la única armería del País.

Otra opción es que alguien le traiga el arma de Estados Unidos de contrabando y después de comprársela la registre ante la Sedena, siempre y cuando sea de los calibres permitidos para los civiles, ya que no piden un documento de importación.

Guillermo Alba Bañuelos, propietario de La Cabaña del Cazador en Tijuana, y Bernabé Hernández Armas, presidente del Club de Tiro, Caza y Pesca, Rosarito A.C., coincidieron en que son “valores entendidos”, porque esto permite a la Sedena tener control sobre las personas que tienen armas.

En un foro de www.mexicoarmado.com, el portal de armas más grande de habla hispana, varios miembros confirmaron que si se quiere registrar un arma calibre .380 proveniente de Estados Unidos se puede hacer sin problema.

Para Alba Bañuelos de La Cabaña del Cazador, el deporte de caza y tiro no tiene apoyo oficial, debido a que se habla de armas y cartuchos, a pesar de que genera miles de dólares en turismo como sucede con la caza del faisán en Mexicali.

Su negocio es el único en Tijuana que está autorizado a vender cartuchos paras las armas permitidas a los civiles, por ejemplo, la caja de 50 balas calibre .22 cuesta 100 pesos; la de 50 balas calibre .380 vale 400 pesos; y la de 25 balas para escopeta calibre 12 cuesta 180 pesos.

Señaló que el contrabando de balas de Estados Unidos sigue siendo un problema, porque allá las encuentran más baratas y las pasan a escondidas, al igual que las armas que entran ilegales, de lo contrario vendería más.

El cazador “Kiko” Vega

La afición del gobernador “Kiko” Vega por la caza no es desconocida entre el círculo de miembros de clubes de tiro y caza de Baja California. Hernández Armas, de Rosarito señaló que “Kiko” es un buen cazador “qué mejor premio que un tigre, un león”.

Alba Bañuelos pertenece al Club de Tiro, Caza y Pesca de Tijuana, al mismo a donde pertenece el gobernador Vega de Lamadrid. Se conocen desde jóvenes, tiene fotos de torneos donde el actual jefe del Ejecutivo estatal tendría entre 20 y 30 años de edad. La última vez que lo vio fue en campaña.

Por eso no asombra que a finales de diciembre de 2013, en el marco del cierre de la Campaña Estatal de Canje de Armas de Fuego y Explosivos, el gobernador reveló que tiene armas en su hogar, es aficionado a la caza y hasta recomendó que aquellos que las tengan legalmente les enseñen a la familia a usarlas.

Junto al comandante de la Segunda Zona Militar, Gabriel García Rincón, explicó que en su casa tiene armamento con permiso de Sedena, que incluye su transportación, debido a que tiene más de 30 años como miembro del club tijuanense.

Entre las recomendaciones que dio el gobernador para tener armas legales en casa son enseñar su manejo a la familia para que sepan cuándo están descargadas y cuándo está cargadas.

“Decirles que son instrumentos para practicar el deporte, como un tenista tenga una raqueta, pero a su vez hay que tenerlas en lugares seguros”, expuso.

“Tengo escopetas y rifles de cacería”, comentó en aquel entonces, y recordó que en su afición por el tiro, llegó a estar en el campo Benito Juárez en un selectivo para las Olimpiadas, lamentablemente se “quedó en la rayita”.

Armas de criminales

Bernabé Hernández Armas, presidente del Club de Tiro de Rosarito, señaló que el mercado legal de las armas está muy regulado y los aseguramientos que hacen las policías a criminales es una situación muy ajena al tiro y la caza, que es un deporte familiar.

“Es un mito que se diga que hay tráfico de armas, obviamente… no hacen esto… los narcos, esos cargan las armas que quieren y están fuera de la ley”, consideró.

De acuerdo a un informe de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) en el 2013 en Tijuana fueron decomisadas 778 armas ilegales, de las cuales 610 fueron cortas y 168 largas.

Estas armas son utilizadas para cometer delitos y hay que tener mucho cuidado de no adquirir alguna pistola que esté relacionada con algún delito, por lo que el vendedor tiene que ser alguien de mucha confianza y de preferencia que no sea policía.

“Los mismos policías recogen las armas y los dejan libres… entonces la mitad de armas que recogen llegan a los juzgados”, señaló Hernández Armas.

De acuerdo a la estadística de la SSPM el 2013 es el año reciente en el que más decomisos de armas ilegales se realizaron, ya que entre largas y cortas en el 2012 fueron 699; en el 2011 sumaron 631; en el 2010 fueron 644; y en el 2009 totalizaron 727.

El general Gabriel García Rincón, comandante de la Segunda Zona Militar, expuso que no tiene información de que policías estén vendiendo armas ilegalmente.

“De las armas que hemos asegurado, algunas vienen de Estados Unidos, pero no es que vengan directamente, sino que se compran a través de vendedores ilegales y las están pasando al lado mexicano, pero de forma hormiga”, añadió.

Dijo que no hay un mercado ilegal, lo hacen de manera individual, alguien le pide a una persona que se la compre, pero no en grandes cantidades, individual.

Club de tiro

Tener un Club de Tiro no es tarea fácil, hay que reunir muchos requisitos y cuidar que quienes acudan sean hombres de bien y tengan registradas sus armas. El presidente del club rosaritense, Bernabé Hernández Armas, explicó que debe estar autorizado por la Semarnat, la Federación Mexicana de Tiro (Femeti), Secretaría de Gobernación y Sedena.

El predio propio o en comodato debe ser una zona despoblada de casas habitación, por lo regular a un kilómetro a la redonda. Los miembros deben ser una sociedad registrada y protocolizada; después investigan a los socios, que cuenten con empleo o negocio y la cartilla militar.

El de Rosarito es el último club que se formó en Baja California, va a cumplir 16 años  y está ubicado en el Cañón Rosarito, en el kilómetro 7.5.

Todas los clubes tienen que estar integrados en la Asociación Estatal de Clubes de Tiro, que los registra en la Federación Mexicana de Tiro.

La Femeti les expide una credencial en la que cualquiera de los integrantes de un club puede ir a otros del país que estén afiliados o a cazar, en este último caso ayudan a encontrar los mejores lugares.

Los clubes tienen que proporcionar el número de armas que tienen, matrícula y registro a Sedena; la información de cada socio, cuántas armas tiene, domicilio y que esté al corriente con su pago a la asociación.

Pagan cada año su registro a Sedena como club. En Rosarito tienen en promedio 50 socios, pero son más los que practican el deporte en Baja California y aún más los que cazan.

En la Zona Costa están por mencionar algunos Club Berrendo (Tijuana), Cóndor (Tecate) y en Rosarito el del mismo nombre y el 30-06. Ensenada tiene ocho clubes y en Mexicali hay por lo menos una decena.

Permisos de armas

De acuerdo a la información dada por Hernández Armas y con base a la Ley de Armas de Fuego y Explosivos,  el socio de un club de tiro debe tener un permiso para tiro y un permiso para cacería. “Hay muchos que son cazadores y no les gusta el tiro al blanco”, dijo el presidente del club de Rosarito.

Tienen que conseguir el cintillo de la pieza que van a cazar. Se las vende Semarnat, es un “boletito” que les dan, por ejemplo para cazar un venado, cuando traen la cabeza de trofeo se lo ponen.

Lo que cuidan es la encornadura y número de puntas. Para el cintillo de un venado cuesta entre 3 mil y 4 mil pesos y puede bajar de precio si hay muchos animales.

Para aves chicas como el faisán, la paloma y la codorniz cuesta mil 500 pesos.

“Los cazadores autorizados tienen que tomar un curso con Sermarnat, un curso de cacería para saber que animales se deben de matar y cuáles no. Tienen una licencia.”, expuso.

Además hay que pedir un permiso de transportación ante Sedena.

En lo personal Hernández Armas tiene un permiso para armas de cacería y de tiro. Entre ellas su Glock modelo 25 calibre .380, que guarda en casa.

“El permiso es para transportarla en viajes, pero no para traerla fajada”, aclaró.

Venta de cartuchos

El propietario de La Cabaña del Cazador, Guillermo Alba Bañuelos, es el único en Tijuana que tiene permiso para la venta de balas para armas permitidas. Apenas tiene un año operando y asegura que fueron muchos trámites, casi quería echarse para atrás.

Durante el sexenio de José Guadalupe Osuna Millán, también Bernabé Hernández Armas y sus hijos intentaron vender cartuchos, pero el entonces gobernador les negó el permiso, al parecer por su filiación priista y porque no era partidario de las pistolas, aunque al finalizar su sexenio se lo otorgó a Alba Bañuelos, quien pertenece al mismo Club de tiro del actual gobernador.

Hernández Armas espera que el gobernador “Kiko” Vega otorgue apoyo a ellos y a otros interesados en vender cartuchos, ya que sólo hay una tienda en Ensenada y esta en Tijuana. El jefe del Ejecutivo estatal sabe lo que se batalla para conseguir los cartuchos, dijo.

De Lucero y el borrego cimarrón

Sobre el caso de la actriz Lucero, que salió posando con su pareja, el empresario Michel Kuri, junto a una cabra montés muerta, Bernabé Hernández Armas consideró que fue un escándalo producto del Facebook y los medios electrónicos, pero si tienen permiso no debe haber problema.

Consideró exageraciones la iniciativa contra la caza deportiva promovida por el senador del PRD, Mario Delgado, que busca prohibir el deporte en todo el país.

Guillermo Alba Bañuelos señaló que el turismo cinegético deja millones de euros cada año en el antiguo continente, al igual que dólares en Estados Unidos y África, siempre que sea regulado.

El empresario, quien se encuentra en el Salón de la Fama de Tijuana como deportista de tiro, consideró que es necesario regular la caza en Baja California e inclusive la del borrego cimarrón, porque así los rancheros tendrían mayor vigilancia en sus ranchos UMA (sustentables) y evitarían la caza furtiva. De lo contrario pueden matarlos hasta con helicóptero dañando a las  hembras y las crías.

Bernabé Hernández Armas también pugnó porque el mercado de las armas reguladas se abra en México, de esa manera Sedena tendría el control  y si se comete algún delito podrían dar con las personas relacionadas.

Recomendaciones para comprar un arma

1.-Adquirirla en la Unidad de Comercialización de Armamento y Municiones de Sedena en Naucalpan de Juárez, Estado de México.

2.-Comprarla a un socio de algún club de tiro y hacer cambio de propietario.

3.-No comprarla a policías.

4.- “Pasarle la serie” en Sedena antes de comprarla a alguien de confianza.

5.-Cruzar el arma comprada en Estados Unidos es un delito, pero si ya está en México se puede registrar.

Derecho a armarse

Artículo 10 de la Constitución

“Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa, con excepción de las prohibidas por la Ley Federal y de las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional”.

Ley de Armas de Fuego y Explosivos

Artículo 9o.- Pueden poseerse o portarse, en los términos y con las limitaciones establecidas por esta Ley, armas de las características siguientes:

I.- Pistolas de funcionamiento semi-automático de calibre no superior al .380 (9mm.), quedando exceptuadas las pistolas calibres .38 Super y .38 Comando, y también en calibres 9 mm. las Mausser, Luger, Parabellum y Comando, así como los modelos similares del mismo calibre de las exceptuadas, de otras marcas.

II.- Revólveres en calibres no superiores al .38 Especial, quedando exceptuado el calibre .357 Magnum.

Los ejidatarios, cumuneros y jornaleros del campo, fuera de las zonas urbanas, podrán poseer y portar con la sola manifestación, un arma de las ya mencionadas, o un rifle de calibre .22, o una escopeta de cualquier calibre, excepto de las de cañón de longitud inferior a 635 mm. (25), y las de calibre superior al 12 (.729 ó 18. 5 mm.).

 

Artículo 10.- Las armas que podrán autorizarse a los deportistas de tiro o cacería, para poseer en su domicilio y portar con licencia, son las siguientes:

I.- Pistolas, revólveres y rifles calibre .22, de fuego circular.

II.- Pistolas de calibre .38 con fines de tiro olímpico o de competencia.

III.- Escopetas en todos sus calibres y modelos, excepto las de cañón de longitud inferior a 635 mm. (25), y las de calibre superior al 12 (.729 ó 18. 5 mm.).

IV.- Escopetas de 3 cañones en los calibres autorizados en la fracción anterior, con un cañón para cartuchos metálicos de distinto calibre.

Posesión de armas en el domicilio

Artículo 15.- En el domicilio se podrán poseer armas para la seguridad y defensa legítima de sus moradores. Su posesión impone el deber de manifestarlas a la Secretaría de la Defensa Nacional, para su registro.