Apuntes de mis recorridos

Por Manuel Rodríguez Monárrez

Esta semana presente Exhorto a la XXII Legislatura del Congreso del Estado de Baja California a fin de reformar el Artículo 35 del Código Civil para el Estado de Baja California e Iniciativa de Adición al Artículo 53 Fracción XX del Reglamento de Justicia para el Municipio de Tijuana, Baja California, que busca expedir actas de nacimiento de carácter “humanitario” en las oficinas de los jueces asignados a las delegaciones municipales. Es decir, se busca que los jueces municipales cuenten con un auxiliar del registro civil las 24 horas y sobre todo en los fines de semana, para que se valore la situación y se expidan actas gratuitas que permitan devolverle su dignidad a las personas sin hogar.

Es de todos conocido que la situación de vulnerabilidad y la estadística demográfica de las personas en situación de calle ha crecido exponencialmente en distintas zonas de la ciudad de Tijuana, Baja Cailifornia. La mayoría de las personas en situación de calle son detenidas principalmente por infracciones menores y por no contar con un documento que acredite su identidad al momento de ser abordados por la autoridad municipal. Pero es la falta de capacidad en infraestructura de los Centros de Detención de Infractores en las Delegaciones Municipales ha provocado un hacinamiento inhumano de individuos que pudieran evitar ser reincidentes en caso de contar con un documento que garantice su identidad, tal y como lo consagra una de las garantías básicas de nuestra Carta Magna.

Espero que estas iniciativas de buena voluntad sean bien recibida por los Diputados y Regidores de todas las fracciones, ya que se debe buscar resolver esta problemática que afecta a Tijuana de una manera integral, porque lejos de desaparecer el problema sigue creciendo. Como regidor continuaré revisando la infraestructura física de las distintos edificios públicos, en lo particular ya solicité en Hacienda Municipal se incremente el próximo 2019 el presupuesto para ampliar y equipar las áreas de separos de las delegaciones, en la mayoría de ellas es insoportable el hedor producto del excesivo número de detenidos, convirtiendo las celdas en un foco de infecciones.

En meses pasados hicimos los mismos recorridos por las estaciones, y logramos que  el municipio aumentara en medio millón de pesos por estación para reequipar en infraestructura las centrales bomberas. Otra estrategia para abordar el problema de la indigencia es que el Ayuntamiento en su totalidad haga una brigada de otorgamiento de actas de nacimiento de manera móvil para registrar y dotar de identidad a las personas en situación de calle, otra es poner en marcha al Centro de Artes Musicales un proyecto de índole coral para que se logre tener en Tijuana el primer proyecto de reinserción a la sociedad a través de las artes.

Desde la anterior administración municipal se abordo el problema llevando a los indigentes a los centros de rehabilitación pero al tiempo regresaron y la autoridad no ha hecho nada, excepto llevar duchas móviles y servicios de higiene personal, pero el problema persiste porque no se aborda de manera integral. Reconozco la labor de Jorge Monroy y Óscar Álvarez que lideran un grupo de voluntarios a los que me he sumado en algunas ocasiones para salir a dar asistencia moral, alimentaria y espiritual a cientos de desamparados que deambulan por nuestras calles, es una labor muy agotadora porque sacrifican sus fines de semana y hasta altas horas en de la madrugada para intentar alcanzar a los menos favorecidos. Es importante que esta tarea no se vea mermada por la falta de atención al problema por parte de las autoridades.