Apunte educativo: Presupuesto Federal en Educación debe cambiar

Baja California es afectada fuertemente por  políticas presupuestales que los gobiernos federales vienen aplicando desde hace 15 años y que de no cambiar en poco tiempo comprometen seriamente el futuro de la educación en nuestro estado.

El origen del problema es cómo  se dio la descentralización educativa en la época de Ernesto Zedillo, pues  no se otorgó todo el recurso necesario, la SEP no reconoce algunas prestaciones magisteriales; para decirlo de otra forma, se descentralizó de manera parcial, quedando a cuenta del erario estatal el pago de dichas prestaciones magisteriales entre las cuales se encuentran prima de antigüedad, carrera magisterial y el 22% de sobre sueldo a los maestros federales, esta última fue instrumentada  en los años 20 del siglo pasado como un incentivo para que más maestros del interior de la Republica vinieran a trabajar a la lejana Baja California.

Increíblemente esa partida  todavía existe y  se paga por parte del gobierno bajacaliforniano, peor aún, la SEP no reconoce el crecimiento en nivel básico que tiene la entidad es decir no paga las nuevas plazas de maestros de primaria que se necesitan por lo que el sistema educativo estatal tiene que pagarlas con recursos propios, aquí se encuentra el origen de los problemas de los retrasos de pago a  nuevos maestros estatales, tan solo en este ciclo escolar el estado se vio forzado a crear 3600 espacios para Bachillerato para cubrir parcialmente con la demanda  con cero pesos de participación  de la SEP, el resultado es un déficit por los mencionados conceptos de 1500 millones anuales.

No conforme con lo anterior la fórmula que usa el gobierno federal para la distribución del subsidio federal en educación es perjudicial para Baja California, antes el estado tenía un subsidio  equilibrado, cambió la formula hacendaria y ahora somos la entidad de toda la Republica que más invierte (recursos propios) en educación, eso significa el 60% del presupuesto global, mientras  hay estados como Oaxaca que no invierten casi nada, o el Distrito Federal que no eroga un solo peso en Educación Básica.

Las gestiones que han hecho los gobernadores han sido varias y al más alto nivel  a pesar de la comprensión de los Secretarios de Educación en turno hay factores que juegan en contra, uno es la burocracia de la SEP que no comprende la gravedad de la situación y no está en sus prioridades buscar una solución, sobre todo  afecta el juego de intereses políticos en la comisión de educación de la cámara de diputados que es donde se distribuye el recurso para las entidades, el ejemplo más claro es el caso del Estado de México hace 6 años en el listado de entidades estaba a media tabla de los que invertían recursos propios, la Secretaria de Hacienda cambio la formula y ahora el Edo. Mex es el estado que más fondos federales recibe, por consiguiente es el que menos recursos propios invierte en el tema.

La nueva administración estatal está obligada a una gestión muy activa, convocando a todas las fuerzas políticas, a todos los diputados federales y estatales  para tratar de revertir esa situación buscando un trato más justo  para nuestra entidad.