Anverso y Reverso

Por El Recomendador

Contrastaremos dos opciones que se nos presentan al elegir argumentos para niños. Ya se acerca abril, creemos que los buenos filmes y las buenas series están prácticamente ausentes. Las empresas de entretenimiento insisten en basar sus criterios en el sensacionalismo que vende y no en la elevación de los valores estéticos capaces de elevar la mirada y el sentir de los niños. El fin es sólo de lograr el lucro fácil. Nada que ver con educar ni auspiciar la solidaridad o fraternidad humana que, se supone, que son los valores buscados por la familia y por la escuela. De lo que se trata es aprovechar los sensacionalismos y las vulgaridades lo mejor posible, porque se piensa que es lo que da más dinero.

1.- Como anverso presentamos una película que sí estimula la creatividad y los valores: El niño que domó el viento, película africana sobre un niño que a partir de los libros de ciencia construye un molino de viento que salva a su aldea malauí del hambre. Está basada en una historia real. El niño enfrenta la incomprensión y la oposición de todo mundo, hasta que logra su objetivo gracias a sus compañeritos y al cariño de las madres de familia. El hambre y la indiferencia que produce el injusto y cruel sistema capitalista mundial están presentes en esta historia de una lucha legítima y llena de sorpresas imaginativas. Se estrenó en 2019 y fue escrita, dirigida y protagonizada por Chiwetel Ejifor en su debut como director de cine. La película está basada en un caso real narrado por William Kamkwamba y Bryan Mealer. Hablada originalmente en idioma chichewa. Se proyectó en el Festival Sundance de 2019.

2.- El reverso es la serie Stranger Things con un argumento que divierte con un sensacionalismo barato en dos ingredientes: a) la ingenuidad muy divertida de una pandilla de niños en acción contra historias de terror imaginarias que luego se les convierten en realidad; y b) la existencia de un otro lado absurdo de la realidad que está poblado de monstruos digitalizados y que viene de un mundo de los adultos repleto de imbecilidades. La serie cuenta con una actriz estelar que es el paradigma perfecto de la locura más tonta de los adultos y de gran parte del mundo contemporáneo. Los espantos fluctúan entre el absurdo absoluto y la imbecilidad extrema. La serie se salva quizá solamente por la alegre inventiva y las ocurrencias de los niños. La niña “Once” que fue raptada por científicos perversos que manipulan monstruos y pretenden usar los superpoderes de los niños como armas “contra los soviéticos”. Los creadores de tal serie se identifican como The Duffer Brothers: los hermanos Matt y Ross Duffer. Escriben y dirigen. Se estrenó en el 16 y lleva tres temporadas. La acción en un pueblo de Indiana empieza con la desaparición del niño Will para que su excéntrica mamá actuada por Winona Ryder y los héroes policías amateurs de la localidad se luzcan con el ingrediente más tonto de la historia. A finales de 2020 se anuncia la cuarta temporada para quienes se hayan quedado picados con las anteriores.

Compartir
Artículo anteriorTacaná
Artículo siguienteLa marcha, el paro y las redes