Alza en productos por aranceles

Por José Alfredo Jiménez

En respuesta a los aranceles al acero y aluminio impuestos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el gobierno de México implementó tarifas de entre 15 y 25 a diversas mercancías alimenticias y siderúrgicas (metales), lo que ocasionará un alza en productos finales para el consumidor.

El consultor de comercio exterior de la agencia aduanal G Global, Mario Macías, explicó que un arancel es una cuota al impuesto general de importación o exportación, y que es independiente de otros pagos, como el costo por el valor de la mercancía o el Impuesto al Valor Agregado (IVA), por ejemplo.

“El porcentaje que aplicó Estados Unidos a los productos siderúrgicos fueron de 25 por ciento, independientemente del 16 por ciento del IVA, por decir. Son dos impuestos que se van a pagar”, dijo.

Detalló que ya les está pegando actualmente a algunos consumidores, como son importadores de la región, con productos como el queso, al que se le aplica 20 por ciento de arancel.

“¿Qué quiere decir esto? Que antes por importar 50 mil pesos de mercancía de queso fresco o queso crema, entre otros, si estabas pagando 0 por ciento, ahorita vas a pagar 12 mil 500 pesos adicionales”, detalló, “en este caso por ser un alimento está exento de IVA”.

Pero con los productos siderúrgicos, si se estaba pagando una mercancía o un camión de 100 mil dólares cuando se aplicaba el trato arancelario preferencial por ser Estados Unidos, ahora se tendrá que desembolsar 25 mil dólares adicionales por impuesto general de importación.

“El impacto es bastante, porque pasa del cero al 25 por ciento”, dijo Macías, quien consideró que México inteligentemente como forma de presión aplicó los aranceles a productos específicos de las entidades de la unión americana que apoyan al presidente Donald Trump, esto es, estados republicanos.

Opciones e impacto al consumidor

El consultor comentó que son varias las opciones que pueden optar las empresas y los consumidores.

Uno es seguir importando de Estados Unidos pagando el impuesto mencionado, donde los empresarios trasladarán el costo al consumidor final y ya dependerá del poder adquisitivo de cada núcleo familiar.

Otro es cruzar a la fila internacional y hacer uso de la franquicia de 150 dólares por persona y hasta 400 dólares por vehículo en la importación de compras.

El tercero y último es comprar productos no originarios de Estados Unidos. En el caso de importaciones grandes, comprar productos donde México tenga un tratado de libre comercio o acuerdo comercial, como son los casos de Canadá y la Unión Europea.

Consideró que lo que afectará más al ciudadano son los aranceles a productos alimenticios, donde no se sabe cuánto durará este panorama.

“Yo quiero pensar que en un momento dado los empresarios de Estados Unidos le van a pegar de gritos al presidente y le van a decir, ‘¡Espérate, nos estás afectando!’, porque obvio van a inhibir las importaciones a México, porque se dejará de vender o ya no habrá un poder adquisitivo que pueda comprar con un aumento del 25 por ciento”, explicó. “Lo más probable es que se disminuya la importación de estos productos”.

Relató que si por ejemplo el kilo de chuleta de puerco importada cuesta 120 pesos, representaría un aumento de 30 pesos por el arancel del 20 por ciento, con lo que el precio final al consumidor aumentará a 150 pesos el kilo.

Al ser cuestionado si esta sería una oportunidad para impulsar el producto nacional, Mario Macías tuvo una respuesta directa: si sale más caro comer lo producido en el país vecino, habrá que comer lo mexicano.

Ir a: Aranceles a metales, ¿final del TLCAN?
Ir a: Detallan medidas contra aranceles a metales

Productos con porcentaje de arancel

  • Carne de cerdo fresca, refrigerada o congelada – 20%
  • Queso fresco, lactosuero, queso crema – 25%
  • Queso de cualquier tipo rayado o en polvo – 20%
  • Manzana – 20%
  • Jamón y trozos de jamón de cerdo – 20%
  • Paleta y trozos de paleta de cerdo – 20%
  • Papa – 20%
  • Arándano – 20%
  • Whisky – 25%

Otros productos siderúrgicos con 25% de arancel:

  • Placas de acero en hoja
  • Placas en rollo
  • Lámina rolada en frío
  • Lámina rolada en caliente
  • Tubos sin costura
  • Tubos con costura
  • Lámina recubierta
  • Varilla

En números

Redacción/Infobaja

El impacto principal será en la rama industrial de hierro y acero, sin embargo, el problema más importante y trascendente en el tiempo puede presentarse por la vía de los precios en celulares y equipos de cómputo, alertó el encargado del Departamento de Estudios Económicos de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), Eliseo Díaz González.

Argumentó que el aluminio y acero son dos insumos fundamentales en casi todos los procesos de manufactura, desde automóviles hasta teléfonos celulares y computadoras. Esto podrá generar inflación y eso llevar a descomponer el resto de las variables fundamentales, como el gasto público, los impuestos y las tasas de interés, lo que provocaría una contracción económica.

Por otro lado está el impacto en las ramas proveedoras, sobre todo en la minería de carbón mineral, fabricación de productos metálicos y minería de minerales metálicos, está principalmente en el acero. Un arancel del 25 por ciento en las exportaciones de acero provocará una caída en el PIB de -0.05 por ciento, mientras que el arancel sobre aluminio tendría un efecto imperceptible sobre la actividad económica general.

Las remuneraciones disminuirían 0.03 por ciento y se perderían 6 mil 638 empleos. Sumando 400 empleos que desaparecerían en la industria del aluminio, la cifra podría acercarse a los 7 mil empleos directos en ambas industrias. Esto de acuerdo a las relaciones interindustriales contenidas en la matriz de insumo producto del INEGI con cifras del 2013.

Los impactos más importantes pueden presentarse en las propias ramas industriales fabricante de estos productos. Por ejemplo, la industria del hierro y el acero pueden presentar una contracción de 7.1 por ciento, tanto en PIB como en remuneración de asalariados, mientras que podrían perderse 1 mil 364 empleos de los 27 mil 550 puestos de trabajo existentes en el 2013.