Alternativas

Por El Recomendador

¿No estás harto, querido espectador? Bueno, pues si ya te cansaron Netflix, Prime Video, Claro Video y demás empresas mercantiles de “espectáculos”, te propongo aquí alternativas.

¿Por qué cansado? Porque ya muchos odiamos que, mediante algoritmos, pretendan desnudar las preferencias de “las mayorías” y vendernos bodrios porque, supuestamente, eso es lo que todos quieren.

La mercadotecnia de las grandes compañías, no descubre la verdadera índole de los mejores gustos del espectador. En realidad, la mercadotecnia barata no es capaz de darnos sino ficciones absurdas que no corresponden a la realidad de lo que andamos buscando los espectadores con sentido crítico.

Después de ver las repetitivas y poco creativas series y películas que nos producen, acabamos hartos de ver bodrios en los que nunca faltan los elementos indispensables que descubren sus estadísticas.

Después de la enésima película en que nunca falte el voyerismo sexual de las cópulas actuadas, la violencia desmesurada y tonta, el sensacionalismo barato, y la ficción incapaz, por retorcida, de provocar en nosotros una verdadera catarsis griega; es decir, que nos conmuevan y purifiquen nuestra visión de lo humano y de lo divino, y la fuerza del amor que nos impulsa a valorar bien la vida, nos declaramos hartos: ¡Mira ya no quiero tus historias sacadas de tus algoritmos ficticios!, yo no soy así.

Descubro pues las alternativas para los espectadores hartos, que proporcionan, hoy los gobiernos federal y estatal.

¿Por qué no voltear la cara hacia la Cineteca Tijuana del Cecut? Hay ahora una Muestra internacional de Cine, con magníficas películas, algunas que alcanzan la categoría de Cine de Arte. Y la Sala Carlos Monsiváis se encuentra, por regla general, casi vacía.

Vi, por ejemplo, la película francesa La Casa Junto al Mar o la Villa, con un relato lleno de algunas emociones humanas maravillosas (aunque no todas las que presenta como, por ejemplo, el absurdo suicidio de unos esposos) que lo hacen salir a uno de la Sala de Cine lleno de esa purificación catártica de que hablaban los griegos. Como ese filme conté casi una docena más, entre otros, el referente a María Callas, otro gran éxito en el arte de contar buenas historias en el cine.

Lamentablemente, a veces en la Sala estamos no más de una docena de espectadores no obstante se estén exhibiendo buenas películas y de que haya descuentos para ancianos y maestros.

La segunda alternativa nos la da el IMAC municipal, que está presentando funciones gratuitas de cine de arte en las Casas de la Cultura de nuestra Ciudad. No está de más hacer ver cómo, abandonando las empresas mencionadas y procediendo a apagar la televisión, que casi tampoco ofrece alternativas decentes, ante la indiferencia del Gobierno Federal, optaremos por volver en familia a buscar cine bueno.

En cuanto a las demás alternativas, seguimos soñando desde aquí que, algún día tengamos temporadas regulares de buen teatro, de conciertos sinfónicos, de recitales de música, y de otros espectáculos de arte de los que está hambrienta esta Tijuana que anhela cultivar el alma, en vez de hacer concesiones a la frivolidad, a la tontería y a los bajos placeres.

Compartir
Artículo anteriorOperación frontera segura
Artículo siguiente¡Él cuenta!