Alianza Ciudadana

Por Manuel Alejandro Flores

“Tanta sociedad como sea posible, tanto gobierno como sea necesario”

No hay cohesión, congruencia o efectividad con los gobiernos emanados de Morena. No hay resultados visibles que justifiquen su actuación. Los temas coyunturales son: la pandemia, el desarrollo económico o la seguridad.

El Gobierno del Estado es bueno para comunicar a diario, el Gobernador siempre de manera muy optimista comunica, dice, manipula, ataca. Su vocación siempre ha sido un tribunero, es notorio que no es un estadista y que no sabe lo que significa servir a una comunidad, no entiende que gobierna para todos los bajacalifornianos y no sólo para su base electoral.

Pero no se le puede culpar, si hay un gobernador que en verdad busca ser una copia fiel de su “mandamás” es él. Ya le entendió al negocio el gober…y ya mero se va.

Sea por la falta de tiempo, sea por la incapacidad, en lo único que será recordado es por convertirse en el “bully” de la Comisión de Servicios Públicos en el Estado. El tribunero que usa sus “en vivos” para señalar y denostar, cuando tiene el marco legal para actuar, el “showman” que le habla todos los días a quienes ignoran si una empresa o consorcio debe o no agua pero que le aplauden cuando ataca al “rico” y así justicia también cobros irregulares a los “pobres”.

Y ante esto su popularidad se mantiene estable, por que al final del día, insisto, no se trata de dar resultados, se trata de estar en las preferencias del elector. Así lo entienden en Morena, desde la cúspide hasta los mandos medios. Es la forma en que preservan su estamento y conservan su poder, aunque lo usen solamente para privilegiarse.

Pero todo acaba gobernador, sea por que llegamos al final de nuestra vida, sea porque no hay poder eterno, un día ya no podrá esconderse detrás de las cámaras del centro de gobierno y volverá a ser un ciudadano de a pie. ¿Cómo quiere ser recordado?

Ante esta realidad, los lastimados partidos políticos tradicionales buscan una forma de hacernos saber que se equivocaron, que en verdad entienden que hay muchas cosas que hicieron mal, pero que también hay otras que hicieron correctamente.

Lo más alarmante es que no hay diálogo con el gobierno. No hay disposición de establecer canales de comunicación. Una enorme soberbia mana desde el Centro Cívico en Mexicali que no permite construir, por el contrario, busca avasallar con lo que se había levantado con tanto esfuerzo.

Desde Si por México en Tijuana agradezco la disposición de Enrique Juárez, Carlos Jiménez y Omar Sarabia del PAN, PRI y PRD respectivamente, por sentarse a la mesa del diálogo para que juntos, sociedad y partidos, busquemos rutas correctas para construir contrapesos en el Congreso de la Unión, en el Congreso del Estado y en las alcaldías y gobiernos del Estado de Baja California, nuestras recomendaciones son las siguiente:

  1. Más allá de los o las candidatas, que sí son importantes, construyamos una agenda conjunta. El Sí busca ser representativo de la Sociedad Organizada, hay que escuchar a esos sectores y asentir con ellos para poder construir una agenda que en verdad represente lo que la sociedad necesita.
  2. Hay que construir una nueva narrativa. No es que Morena tenga comprada a la gente con apoyos a diestra y siniestra. Se daban más apoyos en tiempos de Calderón o Peña Nieto, está perfectamente documentado (https://rei.iteso.mx/bitstream/handle/11117/6397/S2-) sólo que ahora tenemos una especie de omnipresencia del presidente de México y del Gobernador en los medios y la gente percibe que recibe más apoyos y que los políticos emanados de Morena están limpiando la casa, pero esto es falso y una mentira es imposible de probar. Nuestra narrativa de encontrar las palabras sencillas para decirle a la gente que se puede estar mejor y que podemos representar sus intereses sin mentir ni manipular. Necesitamos convertirnos en la esperanza de las clases medias trabajadoras y entender sus necesidades.
  3. Hay que abrir los partidos a la sociedad. Morena ha abierto su franquicia a aquellos políticos que viven de esta actividad. A lo peor de la política en México. Ya lo están pagando, se están dividiendo, solo su gen presidencialista y su sentido de supervivencia los mantiene parcialmente unidos, ellos mismos son su peor enemigo. Por otro lado, es momento de una renovación valiente de los partidos de oposición. De movilizar a sus militantes a desarrollar actividades en favor de la comunidad y hacerlas visibles, de cambiar estatutos y abrirse a la gente que busca incorporarse de manera libre y responsable, de justificar la existencia desde una plataforma que represente los anhelos de una parte de la comunidad, es momento de abrir puertas y ventanas para ventilar y dejar que la sociedad limpie lo que ya no debe ser, lo que esta echado a perder y necesita ser extirpado.
Compartir
Artículo anteriorViolencia de género
Artículo siguienteCalifornia la del mito