Algo nuevo

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Suele darse en cualquier deporte la existencia de un dominio abrumador por parte de uno o dos equipos sobre el resto, lo cual limita severamente la competencia por un título y generalmente se traduce a los mismos conjuntos siempre llevándose los campeonatos. En el futbol hay muchos ejemplos de esto, como el duopolio de trofeos que manejan los equipos de Real Madrid y Barcelona en España, o el dominio total que tiene la Juventus o el Bayern Munich sobre la liga italiana y alemana, respectivamente.

Afortunadamente, parece que dicha situación lentamente se ha vuelto menos aparente con respecto a competiciones internacionales, ya que el próximo mundial está llamando la atención a poco menos de un año de que arranque, por la variedad de equipos que se han colado a la fiesta de futbol más grande del mundo. Habrá equipos primerizos como las selecciones de Islandia y Panamá, así como algunos regresos tras años de ausencia como en el caso de las selecciones de Polonia y Egipto. Además, equipos importantes como Holanda, Chile y Estados Unidos sorpresivamente se quedaron sin mundial. Y sí, selecciones ganadoras como Brasil y Alemania de nuevo se darán cita en dicha competición, pero con la incursión de nuevas caras y equipos conocidos pero renovados se podría dar un campeón inédito en Rusia.

Ahora bien, en cuanto a la eliminación inesperada del conjunto estadounidense de la justa mundialista, se ha hablado mucho de la descortesía ofrecida por el equipo mexicano al perder su encuentro ante Honduras y así sellar el fracaso norteamericano. Y sí, se presentó una oportunidad inmejorable para saldar una deuda de honor por el favor extendido hace cuatro años cuando el conjunto de las barras y las estrellas le dio el pase al partido de repechaje a un equipo tricolor que agonizaba por una inmerecida oportunidad de colarse al mundial de Brasil, pero más que falta de honor por parte del combinado nacional lo que se vio fue una falta de convicción e inhabilidad de cerrar con triunfo lo que pudo haber sido su mejor eliminatoria de la historia.

De haberle ganado al cuadro hondureño en la última jornada del Hexagonal se estaría hablando de como el equipo dirigido por Juan Carlos Osorio rompió el record de puntos impuesto por la selección mexicana de Ricardo la Volpe de hace más de 10 años, pero por cómo jugaron en San Pedro Sula pareciera que eso nunca les fue relevante. Pero bueno, así como México no hizo lo suficiente como para siquiera sacar un empate ante los catrachos, el conjunto de los Estados Unidos tampoco logró empatar ante un endeble Trinidad y Tobago, siendo finalmente ellos los que sentenciaron su eliminación. Además, si la selección tricolor está en deuda con alguien es con su misma afición, ya que sería muy doloroso hacer el ridículo en Rusia con la calidad de jugadores que integran el plantel.

Siempre será bueno ver algo nuevo en un deporte en el cual la monotonía rige a placer y generalmente son los mismos equipos los que se llevan los trofeos más importantes. Se viene una Copa del Mundo llena de varias sorpresas agradables, y solo queda esperar que lo nuevo para el eterno invitado a la fiesta más importante del ámbito deportivo sea superar el 4to partido.

Compartir
Artículo anteriorLine of Duty
Artículo siguienteLos Arcos