Alerta el Hospital de Salud Mental de Tijuana el uso de aparatos electrónicos en menores

8 de cada 10 menores en el Hospital, experimentan algún tipo de adicción y abuso a la tecnología. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Tijuana.- Un llamado a los padres de familia de menores de edad, hicieron este día, autoridades del Hospital de Salud Mental de Tijuana A.C. a estar atentos al tiempo y contenido en los aparatos electrónicos.

“Si tuviéramos que dar cifras, podríamos decir que 8 de cada 10 menores que son atendidos en el Hospital de Salud Mental de Tijuana (HSMT), experimentan algún tipo de adicción y abuso a la tecnología y aparatos, así como al uso de redes sociales” señaló Psic. Erika Zamora, del área de hospitalización de niños y adolescentes.

Se ha detectado la tendencia que los chicos buscan socialmente ser aceptados, vivir la experiencia, explorar, conocer nuevas cosas, adherirse a grupos y entonces experimentan en estos retos de moda, mismos que en ocasiones ponen en riesgo su salud y vida.

“Actualmente se habla del reto del clonazepam, en el que ya hay niños afectados en ciudad de México y Monterrey, por lo que hacemos el llamado a los padres de familia a platicar con sus hijos de los riesgos que implica, ya que se trata de un psicotrópico que debe ser recetado por un profesional bajo estricto control y vigilancia y en caso de consumirlo sin la adecuada receta, puede ocasionar graves complicaciones, hasta la muerte” señaló el Dr. José Gpe. Bustamante Moreno, director general.

“Nosotros no hemos atendido niños producto de este reto, sin embargo, no queremos que esto llegue a pasar, por ello es que hacemos un llamado a los padres de familia a redoblar la comunicación con sus hijos y estar atentos del contenido al que están expuestos”

Erika Zamora argumento la importancia de trabajar la comunicación, ya que esta generación de padres, tiene la obligación de informarse, investigar, no solo los riesgos en las redes social o el internet, sino también, a cómo relacionarse con un adolescente, un niño.

“Por ello es fundamental se busquen espacios para la comunicación, la convivencia, el esparcimiento, así como estructurar reglas y límites, pero sobre todo mantenerlos al no cumplir y que haya consecuencias o un premio. Por ejemplo un castigo para el menor podría ser el retiro del aparato electrónico o el juego, así como no salidas, retirar la TV o privilegios dentro de la casa y ponerles quehaceres extras, como por ejemplo lavar las ollas», finalizó.