Alerta de género

Por Juan Manuel Hernández Niebla

“La violencia femenina deja marcas, no verla deja feminicidios”, #niunamenos

Por solicitud de la CDH, ante el aumento de la violencia en contra de las mujeres en BC, la Secretaría de Gobernación y la Conavim declararon una Alerta por Violencia de Género para los cinco municipios del Estado. Conavim es la entidad federal responsable de diseñar políticas públicas para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia feminicida.

La declaratoria se da por el alto número de mujeres desaparecidas durante los últimos cinco años, donde BC se encuentra arriba de la media nacional, incluyendo corrupción de mujeres menores de edad, siendo Tijuana como el municipio con mayor cantidad de casos.

Cabe recordar que este es el segundo intento de declaratoria para el Estado, siendo el primero en 2015 donde el ejecutivo de aquel entonces la evitó, atendiendo parcialmente 14 de las recomendaciones emitidas.

Esta vez la alerta sí fue presentada, donde Gobernación y Conavim generaron 39 recomendaciones; siendo 10 de prevención, 11 de seguridad, 13 de justicia, y 5 de reparación de daño.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de violencia define violencia feminicida como cualquier acción u omisión hacia las mujeres que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual, o la muerte.

Los protocolos de alerta de género están incluidos en esta ley, con el objetivo de ser un mecanismo de respuesta rápida que lleve a acciones encaminadas a atender, prevenir, sancionar y erradicar la violencia feminicida.

El ejecutivo estatal, en coordinación con la FGE, deberá llevar a cabo distintas líneas de acción con el objetivo de disminuir y erradicar este problema que ha venido creciendo paralelamente al de las adicciones. Las más importantes son las siguientes:

Fortalecer a la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Mujer, dependiente de la FGE, con presupuestos e infraestructura para la investigación del fenómeno del feminicidio y violencia de género, terminando de implementar un proyecto largamente pendiente que son los Centros Especializados de Justicia para las Mujeres.

Fortalecer a los Tribunales de Justicia locales con juzgados de guardia para dar trámite urgente a asuntos de violencia feminicida.

Implementación de campañas de denuncia de violencia familiar con líneas telefónicas de fácil acceso que permitan canalizar de forma pronta y expedita a víctimas de maltrato familiar.

Solicitar el seguimiento puntual a través de los servicios de salud de la NOM 046, referente a las políticas de prevención de violencia contra las mujeres.

Solicitar la correcta aplicación de la NOM 025 para evitar el acoso y hostigamiento laboral en el ámbito empresarial.

Es particularmente importante la introducción de un programa de diagnóstico y prevención de violencia de género donde se enfoquen no sólo en la víctima, sino también en el victimario, en el entendido de que es un agresor potencial y necesita ayuda emocional y psicológica.

Finalmente, todas estas acciones se deben canalizar a través del Sistema Estatal para la Prevención y Atención de la Violencia contra las mujeres, mismo que tiene más de dos años sin sesionar, donde se debe incluir la participación ciudadana de organismos especializados en violencia de género.

La violencia contra las mujeres es uno de los grandes flagelos que azotan nuestro país, y da pauta a todos los problemas que padecemos del tejido social. El éxito de su erradicación depende del trabajo conjunto de sociedad y gobierno.