“Al tope” la deuda pública de Tijuana

Fotografía: Archivo

Redacción/Infobaja

Tijuana.- Con la transición de gobierno municipal, la deuda pública y los pasivos inmediatos a pagar serán de los temas primordiales a revisar, mismo que la administración saliente deberá detallar, indicó José Sergio Soto García.

El contador público fue el invitado expositor a la sesión semanal de la Agrupación Política de Baja California (APBC), donde habló sobre la perspectiva de transición del gobierno municipal.

“En la deuda pública, Tijuana está muy excedida. El porcentaje no permite endeudarse más con los bancos”, señaló Soto García. La deuda municipal, dijo, es de 2 mil 561 millones de pesos, y si no se incrementa es porque “no está permitido, ya están hasta el tope de deuda”.

Refirió que únicamente se ha estado refinanciando, y los abonos sólo se van a los intereses.

“Esto para mí es como un fondo de desastres; tenemos que ver algún recurso federal para cortar la deuda”. Además, de pasivos corrientes precisó que son mil 380 millones de pesos.

“Me interesa la deuda y pasivos inmediatos a pagar, se tiene que hacer inventario físico”, señaló. “Con qué ingresos y egresos vamos a contar; por cuánto tiempo”. Recordó que el presupuesto se extiende hasta el 15 de diciembre, mientras que el de egresos hasta finales de año, por lo que apuntó que habrá mayor oportunidad de revisar las partidas presupuestales; asimismo, será responsabilidad del gobierno saliente detallar todo lo que este transferirá.

Puntualizó que de 2019 a 2020 disminuyó el presupuesto de ingresos, y de 2020 a 2021 se incrementó en 8.92 por ciento, por lo que la tendencia y el cambio de estructura indican que se incrementará en 10 por ciento, pero sin descartar algún aumento en impuestos.

El contador público José Sergio Soto García señaló que son más de mil 300 millones de pesos en pasivos corrientes. Fotografía: Cortesía

Reiteró que empezó el 1 de agosto la transición de la administración encabezada por Karla Ruiz McFarland hacia la de la alcaldesa electa, Montserrat Caballero, que toma el poder el 1 de octubre.

Por ello, señaló, tres meses antes del nuevo gobierno, no tiene que haber ningún contrato que traspase la administración.