Al rojo (y negro) vivo

Por El Informante

Al rojo (y negro) vivo

Una batalla de pronóstico reservado es la que enfrentará el gobierno estatal con los gremios transportistas para poder desahogar una de las principales arterias de la ciudad, como es el bulevar Gustavo Díaz Ordaz y el bulevar Agua Caliente.

El pasado 24 de febrero fue publicado en el Periódico Oficial del Estado un decreto en donde se declara la saturación del corredor Agua Caliente-Díaz Ordaz. Ello derivará en que cuando expire la concesión de cinco años, ya no sería renovada al grupo transportista que actualmente la detenta y los taxis rojinegros tendrían que ir saliendo paulatinamente de circulación para ser reemplazados por modernas unidades de transporte masivo.

Que la vialidad está sobresaturada y ya no aguanta más no es un secreto para nadie. Tampoco que entre los choferes de los taxis Rojo y Negro desde tiempos remotos ha habido varios que son unos cafres al volante, causantes de no pocos accidentes de tránsito, especialmente al tratar de ganar el pasaje de uno de sus compañeros.  

Jorge Alberto Gutiérrez Topete, director del Instituto de Movilidad Sustentable, tiene ya bien diseñado el plan de modernización para esa vialidad, en donde se contempla ofrecer a los choferes integrarse como operarios del transporte masivo u operar rutas alimentadoras, pero ya se sabe que los operadores de los taxis Rojo y Negro no suelen ser muy pacíficos que digamos y cuesta trabajo creer que aceptarán liberar la vialidad sin oponer resistencia.

Parte del programa integral Respira, contempla la total reestructuración del anacrónico sistema de transporte que opera en Baja California. Sin embargo, patear el avispero del gremio transportista es algo que la mayoría de las administraciones quieren evitar, pues las reacciones suelen ser viscerales y el costo político es alto, pero alguien tendrá que hacerlo, pues las calles de la ciudad simplemente ya no soportan más.

Los dirigentes de los Rojo y Negro convocaron en días pasados a una manifestación, que se realizó sobre el bulevar, a la altura del Auditorio Municipal.

Días antes, de hecho en la misma fecha de la publicación del decreto, el Director del IMOS aseguró que los permisionarios de ninguna forma están en riesgo de perder sus permisos e indicó que se puso una ventanilla exclusiva para atención de los choferes del corredor Agua Caliente-Díaz Ordaz para que puedan obtener información directa.

Nuevo líder de Canadevi

En días pasados el arquitecto Xavier Ibarra asumió la presidencia de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda de Tijuana para el periodo 2023-2024.

El nuevo líder de la Canadevi en Tijuana llega al cargo en un momento crucial, pues en su toma de posesión él mismo reconoció que se están sentando las bases del modelo que regirá a la entidad para los próximos 20 años, incluyendo el ordenamiento urbano de la ciudad.

Ibarra llega con buenas credenciales, dada su amplia experiencia y su preparación académica y ahora que toma las riendas de parte del anterior presidente, Alejandro Jiménez López, se espera que continúe la consolidación de esta agrupación.

Relevo en CMIC 

Donde también hubo relevo presidencial fue en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción. El pasado martes, Gabriel Vizcaíno recibió la estafeta presidencial de manos de Jesús Rincón Vargas.

El programa de trabajo de Vizcaíno se basa en cuatro ejes: competitividad, vinculación con el sector público; capacitación y certificación de competencias y una mayor proyección de la cámara.  Habló también las grandes oportunidades que vienen para el sector en esta frontera.

Se renueva Seminario de Cultura

Con eso de que inicia el año, los relevos están a la orden del día y otra agrupación en la que hubo cambio presidencial es el Seminario de Cultura Mexicana, corresponsalía Tijuana.

En este organismo, Victoria Magaña le entregó la presidencia a José Guadalupe Mojica Moreno. En la nueva mesa directiva se han integrado personajes muy respetados en el ámbito cultural y académico, como el tenor Marco Antonio Labastida, quien fungirá como tesorero, o el profesor Mario Ortiz Villacorta, que fungirá como secretario. La decana fundadora del Seminario, la maestra Guadalupe Kirarte, seguirá fungiendo como presidenta honoraria vitalicia 

Pecado de madurez

Semanas atrás, cuando el escándalo de la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Yasmín Esquivel, se centraba en el plagio de la tesis de licenciatura, el presidente Andrés Manuel López Obrador finalmente aceptó el que su ungida para la presidencia de la SCJN habría cometido “un pecado de juventud”. Con esto, AMLO minimizaba el hecho como producto de una veinteañera que hizo “trampita” en un momento en el que todos hemos sucumbido a ello… bueno, al menos así lo ve el señor Presidente, pues así lo dio a entender.

Pero para la ministra las cosas han cambiado para mal, pues en días pasados el periódico español El País publicó un reportaje en el que mostraban que Yasmín Esquivel también plagió su tesis de doctorado, la cual presentó cuando ya contaba con 40 y pico años. ¿Lo calificará ahora el Presidente como un “pecado de madurez”?

Evidentemente el equipo de comunicación del señor Presidente ni siquiera le había informado al respecto el día en que salió la publicación de El País. Cuando lo abordaron los reporteros al respecto, López Obrador se fastidió y dijo que eso ya no era noticia, que era tema viejo; claro, sin saber que los comunicadores no se referían al plagio de la tesis de licenciatura, sino ahora la copia de otra tesis para el doctorado.

El caso de la ministra Esquivel es una situación incómoda para el mandatario. La presión de que renuncie al cargo va creciendo día a día. Pero contra quien se muestra molesto el Presidente no es la presunta plagiaria, sino contra quien finalmente ocupó la presidencia de la Suprema Corte, la ministra Norma Piña, a quien critica un día sí y otro también.

¿Y la Biblioteca? 

Parece ser que ya hay un rayito de luz al final del largo y oscuro túnel que ha debido atravesar la biblioteca pública Benito Juárez. La que en los hechos es la biblioteca central de Tijuana, lleva más de dos años cerrada al público.

Recordemos que en febrero de 2021, el entonces gobernador Jaime Bonilla Valdez cerró las puertas de este espacio por sus pistolas para convertirla en oficinas para los trabajadores estatales, luego de la entrega del antiguo Centro de Gobierno de Tijuana a la UABC.

En aquel entonces se dijo que la biblioteca sería reubicada a las ruinosas oficinas del Servicio Postal, sobre la avenida Negrete, pero todo quedó en un sueño guajiro y en una llamarada de petate.

Luego de las airadas protestas del sector cultural, el gobierno estatal dio marcha atrás, pero dado que la biblioteca ya había sido desalojada se inició un proceso de remodelación. Sin embargo, la empresa contratada para realizar los trabajos, incumplió los plazos de entrega y después abandonó el proyecto.

La nueva administración estatal interpuso una demanda contra la constructora por incumplimiento. A decir de la regidora de la comisión de Cultura, Miriam Patricia Echeverría Gastélum, la biblioteca podría estar en condiciones de abrir sus puertas el próximo mes de marzo. ¿Será? Hasta no ver, no creer. 

Trágico final 

Consternación, tristeza y mucho coraje ha generado la muerte del fotoperiodista ensenadense, Ramiro Araujo Ochoa. El colega fue asesinado en la madrugada del Miércoles de Ceniza luego de haber cubierto el Martes de Carnaval en Ensenada. 

Araujo Ochoa regresaba caminando a su casa con su equipo fotográfico cuando fue asaltado y acuchillado por dos adolescentes que posteriormente fueron detenidos. Triste final para un veterano trabajador de los medios de comunicación que tenía un largo recorrido trabajando en antiguos periódicos como Diario 29 y Novedades de Baja California y más recientemente en El Mexicano.

Oriundo de Guadalajara, Jalisco y fundador del Club de Prensa de Ensenada en los años ochenta, Araujo Ochoa era muy conocido en el puerto. Su muerte es un reflejo de que la delincuencia común no respeta a nadie. Descanse en paz Ramiro Araujo Ochoa