Al rincón de pensar

Por Maru Lozano Carbonell

Pareciera que así estamos todos, la vida nos hizo examen sorpresa y muchos no estábamos preparados. Este encierro y esta incertidumbre nos puso a todos en el rincón de pensar.

Aquí muchos estamos valorando a los amigos de verdad y, si nos faltan, ya pensamos que interactuar, dar y recibir es importantísimo. A nuestros hijos les está faltando eso precisamente, amistades reales para hablar, intercambiar palabras, ideas, video-llamadas…

Mi hija, maestra de alumnos de primero de primaria, realiza video-llamadas en grupo con sus alumnos y ahora en las reglas del encuentro se detalla: Apagar el micrófono, activar la función de video y sobre todo, no compartir enlaces para jugar en el chat, mismo que mejor se desactiva. ¡Son de primero de primaria! ¡Tienen siete años! Lo que estos chicos quieren es jugar virtualmente de manera segura con alguien que sí conocen.

Entonces, ¿sería bueno que los maestros propiciaran también el “recreo” desde las plataformas? Porque lo único que los pequeños desean es jugar y que alguien significativo para ellos les vean.

Por eso los chicos extrañan tanto la escuela, ahí ellos ven a sus amigos, juegan, platican, comparten.

A muchos niños les agrada estar con sus padres, sin embargo, a los jóvenes les cuesta tener que escuchar todo el día quejas, encomiendas, órdenes, además de cumplir con la carga académica urgente por depurar -la propia y la de los hermanitos.

Sería interesante que cada día, los hijos aprendieran a coser, a cocinar, a lavar algo, a pintar una parte de la casa, a organizar fotos, recibos en general, acomodar cada día un cajón, un espacio común.

Cuando nos mandaban al rincón de pensar todos queríamos volver a lo conocido, a lo que existe, con la firme intención de gozarlo renovado, pero con la alegre seguridad de que todo sigue ahí.

Es muy recomendable que los niños y jóvenes regresen y vean sus escuelas físicamente como estaban. Ojalá pudieran volver al mismo salón de clases con sus mismos maestros para que tengan la oportunidad de cerrar ciclos bien. Es decir, mi hija da primero de primaria, pues que reciba a sus niños en segundo, que el sentido de pertenencia que tenían del lugar y del grupo, siga en la medida de lo posible. Ojalá a las Direcciones no se les ocurra cambiar ni el uniforme.

Ojalá ahora los maestros usaran la mediación educativa, este tiempo se puede aprovechar para capacitarse en ello y dejar en manos de los alumnos la justicia, el compromiso y los acuerdos. Que se permita la expresión de los sentimientos para que sepa gestionar conflictos.

Ahorita es tiempo de sacar provecho de la persona, de la educación uno a uno, de que los adultos escuchen y estén atentos al diario de emociones que los chicos pueden llevar.

Si es graduación, sería increíble hacer el acto académico en cuanto sea posible, aunque sea en diferente fecha, en septiembre, ¡no importa! Permitiéndoles crear memorias de un momento tan valioso en sus mentes.

De la educación superior, los estudiantes se sienten teóricamente preparados pero la práctica la están sufriendo, los estudiantes saben que les falta mucho, tratemos de darles su oportunidad en inter-semestrales, ¡apoyemos! Obliguemos y procuremos la calidad profesional.

AC-DC: Antes de Coronavirus-Después de Coronavirus.  Definitivamente una realidad que nos tiene que hacer mejores seres humanos.