¡Aguas con las rentas!

Por Maru Lozano Carbonell

Cierto que si tienes una propiedad y la quieres rentar, es una aventura que conlleva enormes riesgos. Puede que no te paguen la renta a tiempo, que te deshagan el inmueble, que realicen actividades ilícitas dentro de él y entonces tú compartas esa responsabilidad. Pero también está una parte poco común: “Cuando tienes problemas tú como inquilino”.

Llego el pasado viernes a mi casa y no podía pasar porque había un ejército de hombres con chalecos naranja, policías y una señora mal encarada, estacionada afuera de mi espacio y total, en medio de la multitud pude meter mi carro.

Se trataba de mis vecinos. Una familia que tenía escasos ocho meses rentando, gente honesta y trabajadora. Me acerco a preguntar qué pasaba y me empujan, ya otra persona me dijo que era desalojo y que me quitara.

Veo al vecino rogándole a la señora que le dejara estar, aunque fuera unos días más, le ofreció mil dólares o lo que pidiera… La respuesta fue tajante: “No”. Yo solo vi cómo sacaban y aventaban sus cosas a la calle rompiendo la mayoría de ellas. Les dije que metieran lo que fuera a mi casa, pero me volvieron a empujar.

Ya entrada la noche, los vecinos y sus hijos llorando, pudieron comunicarse con la hija del dueño que vive al otro lado. Ella les prometió pagar el hotel, al momento no fue así porque cuando llegaron solo estaba la reservación y tuvieron que pagar ellos. Lo que sí, les mandó con sus abogados una pick-up para transportar todo a una bodega. Fueron muchos viajes y mientras tanto, yo acompañaba al señor afuera de mi casa para cuidar sus cosas.

Resulta que la casa ya no pertenecía a la dueña con quien se firmó contrato por medio de una inmobiliaria. Nadie sabía nada, ni se recibió notificación previa alguna.

A todas luces, mi vecino puede demandar y tal, pero, ¿cómo reparas el daño moral y el dolor por el que pasaron? Gente íntegra, bien intencionada que pagaba en tiempo y forma su renta y planeaba poner esa noche su árbol de navidad.

¿En qué se debe de fijar uno como inquilino? Se supone que acudes a una inmobiliaria porque confías más, porque el trato es más serio, pero resulta que son solo mediadores o gestores que sirven al arrendatario para valuar la propiedad, dar buena publicidad, puedes estar lejos y ellos se encargan de todo, investigan el historial de tus inquilinos, administran tus rentas, etc.

Sería buenísimo que se verificara en el Registro Público de la Propiedad (por eso es “público”) a quién pertenece el inmueble que vas a rentar para que no te lleves malas sorpresas como la que mi vecino se llevó.

La ley está a la merced de la habilidad de los abogados y depende de qué lado se vean las cosas. Mi ex vecino podría denunciar, pero el daño está hecho. La justicia funciona poco con sus múltiples aristas y mil salidas. Opinar es delicado, pero no se vale que se den casos como éste de ninguna manera, como tampoco se vale rentar y no cumplir o delinquir llevándote de paso a los dueños.

Por lo pronto ¡aguas con las rentas! máxime en nuestra frontera de población flotante, no sabemos en manos de quién estamos.