Afectan aguas pestilentes a vecinos de El Dorado

Piden a la delegación La Presa que intervenga. Fotografía: Manuel Villegas

Por Manuel Villegas

Tijuana.- Escurrimientos de aguas residuales, además de otros tiraderos de líquidos, sobre la vialidad principal del fraccionamiento El Dorado, en la delegación La Presa, afecta a los residentes desde hace varios meses; y los vecinos temen que de no ser atendido el tema podría derivar en graves problemas a la salud pública en esta zona.

En diversos recorridos en el sitio realizados esta semana por Infobaja, se encontró que, justo en el ingreso al Centro de Transferencia, inicia un tiradero de aguas pestilentes, inclusive con presencia de gusanos, donde a diversas horas se vierte líquido al aire libre y en plena vía pública.

Se observó que las aguas, que suelen arrastrar sólidos, corren por la banqueta Este, desde la esquina donde se cruzan el bulevar Dos (o bulevar El Dorado) y la calle Isidro Favela, y llega a sobrepasar toda una cuadra cuesta abajo hasta la avenida Felipe Ángeles.

De esta forma, sin control por parte de alguna autoridad de acuerdo con vecinos consultados, dicho escurrimiento superficial -porque no se trata de drenaje ni pluvial- que sale todos los días del centro de transferencia de basura, abarca una distancia mayor a los cien metros.

Se observó que en el sitio, al secarse el agua queda un desagradable olor en la zona; aparte de que el polvo que deja el “arroyo” al secarse cruza enfrente de viviendas y comercios, entre ellos dos consultorios médicos, y dos días a la semana por un sobre ruedas donde se preparan alimentos justo en esa vialidad.

Para obtener información, al acercarnos a un grupo de trabajadores la mañana de un viernes, se negaron a hacer comentarios por temor a ser sancionados, e inclusive un joven comentó que “los vecinos son muy conflictivos y a todo le ponen peros”.

Otra queja en esta zona es la presencia permanente, en enorme hilera, de los camiones recolectores cargados de desperdicios que esperan su turno para ingresar al centro de transferencia, ya que de la mayoría de estas unidades escurre líquido proveniente de la basura comprimida, durante horas, todos los días, por todo el año.

Un problema añejo

Armida Gutiérrez Bardas, residente de la avenida Felipe Ángeles, dijo que este problema no es nuevo y tienen varios meses sufriendo por la salida de agua desde la puerta de dicho centro.

“Esta agua realmente apesta, señor, tiene basura podrida y hasta excremento (sic); baja desde allá y tiene a esta calle convertida en un foco de infección. Lo sufrimos más ahorita que ha llegado la temporada de calor y las altas temperaturas”, expuso la mujer.

En el mismo tenor se pronunciaron vecinos de algunas privadas, como resultó en una consulta con residentes de la San Javier, Casas Grandes y Bellota; donde incluso están organizados en un comité de vecinos que ha decidido exigir a la delegación La Presa que intervenga para resolver el problema.

“Estamos dispuestos a acudir a palacio municipal con cartulinas y mantas de protesta, porque no queremos que este problema continúe y pueda provocar un problema de salud, sobre todo a los niños”, refirió Gutiérrez.

Huesitos de pollo

Un problema similar, aunque de olores menos intensos como pudo comparar Infobaja, fue denunciado por transportistas del crucero 5 y 10; a escasos metros del crucero y de la entrada a la Clínica 20 del IMSS, en el estacionamiento de una franquicia especializada en pollo frito y empanizado.

En este caso, el agua sale de una tubería parecida a un pluvial, aunque arrastra aguas negras con basura, grasas, pedazos de comida, incluyendo huesos de pollo; restos que van a dar a un carril del bulevar Lázaro Cárdenas.

¿Qué dice la Ley?

Sin referir lo que indiquen diversas leyes, normas y reglamentos en los tres niveles de gobierno, que regulan y sancionan este tipo de problemas que afectan en materia ambiental como en la salud humana, referente al cuidado del medio ambiente y los tiraderos de desperdicios, tan sólo como ejemplo en el Bando de Policía y Gobierno para el Municipio de Tijuana, vigente desde el 2 de enero del 2009, hay una serie de artículos que, de aplicarse, terminarían con estos problemas de tiraderos de agua referidos.

El Artículo 98 indica que está prohibido “Arrojar a la vía pública o en lotes baldíos, basura, desechos u objetos que pudieran causar daño o molestias a los vecinos o transeúntes”; el 145 refiere que está prohibido “Arrojar o permitir que corran aguas residuales desde su propiedad hacia a la vía pública, ríos, arroyos, playas o depósitos de agua”, y (el 146) “Arrojar en la vía pública desechos, sustancias o materiales tóxicos, venenosos, o biológico-infecciosos, cualquier otro tipo de residuo que sean nocivos para la salud”.

Además, en el Artículo 155 se indica que “En los casos de deterioro ambiental con repercusiones peligrosas para el ambiente o para la salud pública, el Ayuntamiento determinará la aplicación de inmediato de las medidas y disposiciones correctivas que procedan, en coordinación con las autoridades competentes en el ámbito federal y/o estatal”.