Acorralan a ex policía y muere

Los Angeles.- La huída del expolicía Christopher Dorner terminó de forma dramática después de una jornada de persecuciones y tiroteos en la zona montañosa de Big Bear, en California, donde fue acorralado por las fuerzas del orden y ha perdido la vida.

Dorner era el principal sospechoso del asesinato de una pareja a principios de febrero y el presunto responsable de la muerte de dos policías, el último un ayudante del sheriff del condado de San Bernardino con el que se ha enfrentado en un tiroteo en la montaña.

Otros dos agentes se encuentran hospitalizados tras intercambiar disparos con Dorner, quien había sido oficial de policía en Los Ángeles entre 2005 y 2008 hasta que fue despedido por hacer falsas acusaciones contra un compañero.

Dorner había anunciado sus intenciones en una misiva publicada en internet en la que amenazaba con emplear "armamento inusual" contra numerosas personas.

Primero arremetió en venganza contra los parientes del capitán de policía Randal Quan, que le representó como abogado en la vista de su caso, por considerarlo culpable de su salida del cuerpo policial.

El 6 de febrero, Dorner supuestamente fue quien disparó a la hija de Quan y su prometido en un aparcamiento en el condado de Orange.

Al día siguiente fue quien, según todos los indicios, le quitó la vida al oficial Michael Crain cuando éste y su compañero de patrulla esperaban a que un semáforo se pusiera en verde. Después, huyó a las montañas.

Se puso entonces en marcha un dispositivo coordinado entre varios departamentos de policía y se ofreció una recompensa de un millón de dólares a quien ofreciera información que sirviera para dar con su paradero.

El círculo se fue estrechando poco a poco y el martes, después de que un hombre que fue descrito por los testigos como similar a Dorner robara dos vehículos en la zona de Big Bear, las autoridades se echaron encima.

Se produjeron varios tiroteos durante la tarde y en uno de ellos mató a un ayudante del sheriff e hirió a otro.

Tras ese suceso, el sujeto se encerró en una cabaña por la zona de Angelus Oaks. Las autoridades enviaron un equipo especial para desmontar el inmueble por partes, al tiempo que intentaban hacerle salir arrojando gases lacrimógenos para que se entregara.

Finalmente, según algunos testimonios, se escuchó un solitario disparo y, poco después, la cabaña comenzó a arder.

El proceso para determinar si el cuerpo recuperado de los escombros de la cabaña es el de Christopher Dorner podría demorarse desde unas horas hasta varios días.