Aceptan oferta

INDIANÁPOLIS, INDIANA.- 246 aficionados que se vieron impedidos de presenciar el Super Bowl el año pasado debido a que las tribunas temporales que se instalaron en el estadio de los Vaqueros de Dallas no reunieron los requerimientos mínimos de seguridad, encontraron consuelo pues aceptaron la oferta que les hizo la NFL de presenciar el Super Bowl que decidieran por cuenta de la liga. 

Estos 246 aficionados son los primeros que lo hacen y decidieron hacer efectiva la oferta que les hizo la liga para el juego que se disputará este domingo en el estadio Lucas Oil de la ciudad de Indianápolis, sede de la edición XLVI del Super Bowl.

Debe recordarse que fueron 3 mil 200 aficionados quienes el día del juego de campeonato de la NFL del año pasado, con boleto en mano, se les fue la oportunidad de ver el encuentro que protagonizaron los Empacadores de Green Bay ante los Acereros de Pittsburgh.

En su momento, la NFL ofreció tres veces el valor nominal del boleto a aquellos aficionados que no se les permitió el ingreso al inmueble, pero estos argumentaron que dicha cantidad cubría apenas la mitad de lo que erogaron en la reventa ya que la cantidad era de 2 mil 400 dólares, siendo que en reventa un boleto marcado en 800 dólares originalmente llegó a costar hasta 4 mil.

Por ello fue que aumentaron a la propuesta un boleto para entrar al Súper Tazón que desearan, los boletos de avión y estancia de cuatro noches en la sede donde se fuera a disputar, incluso hasta gastos de viáticos que, dependiendo, el cheque pudo llegar hasta cinco mil dólares.

Acorde a múltiples reportes que divulgó la liga, para el duelo  de este fin de semana no se vivirá una situación como la del año pasado ya que sólo se instalaron 254 asientos temporales y el acceso total al inmueble, casa de los Potros de Indianápolis, oscilará entre los 67 mil 500 y 68 mil 000 espectadores.