A toda velocidad

Por CineMan

Baby Driver (Baby, el aprendiz del crimen)

Tengo rato disfrutado de las películas del director y escritor Edgar Wright, (Shaun of the Dead del 2004, Scott Pilgrim del 2010, The World’s End del 2013, etc.), ahora creo que con Baby Driver se termina de consolidar como director exitoso, pero a su manera y con su propio estilo.

Baby (Ansel Elgort) es un joven especialista en manejar carro para huidas de crímenes, desde chico sufre una condición que le obliga a permanentemente usar audífonos y estar escuchando música. Después de mucho tiempo de estar solo, conoce a la mesera Debora  (Lily James), de quien se enamora y con quien planea escapar para hacer una nueva vida; sin embargo sus planes se echan a perder cuando el líder de la banda criminal con la que trabaja, Doc (Kevin Spacey), lo obliga a realizar otro trabajo, donde todo sale mal.

Es una película que desde la primera escena define muy bien su tono y ambientación, algo parecido a poner Reservoir Dogs de Tarantino en formato de musical-comedia. De principio a fin te mantiene en tu asiento con cinturón abrochado por la velocidad de su ritmo. Muy frescos los diálogos y formas de expresarse de todos los personajes. Me encantaron las conversaciones cortantes, inteligentes, oscuras y cómicas que caracteriza a este creador, donde todos dicen lo que piensan pero lo hacen de forma más cruda y entretenida.

Darling (Eiza Gonzalez), Buddy (John Ham) y Bats (Jamie Foxx), aquí todo el electo hace su parte de manera atinada, un conjunto muy fuerte que arropa la credibilidad de sus personajes, que aunque no son originales si fueron bien representados.

La música es esencial y no solo porque es parte del guion con el que se define al personaje principal. Degustas decenas de canciones de muchos géneros, es interesante ver como prácticamente guían al protagonista en todo su actuar y empujan la película.

Gran parte de la película la pasas en carros, pero olvídate de grandes choques aparatosos o de explosiones que solo buscan el apantalle momentáneo, estas escenas de corretizas motorizadas son más reales, las tomas de cámara son excelentes, van en sintonía con la música y la edición que une a todo esto gran parte de la magia que te mantiene agarrado del asiento.

Baby Driver es una refrescante película de acción que te lleva entretenida a toda velocidad.

(Súper Recomendable, Recomendable, Poco Recomendable, Nada Recomendable)

  • Mi Calificación: Súper Recomendable
  • Mi Calificación al cine donde la vi: Cinemex Plaza Minarete  = Experiencia Positiva. Todo estuvo bien.