A 50 días de las elecciones

Por El Informante

A 50 días de las elecciones

Dicen los expertos en la materia que para poder aspirar a ganar una elección o por lo menos dar la pelea, el primer paso es el reconocimiento de nombre y cara del potencial candidato.

O sea, la clave es que antes de subir al ring o saltar al ruedo, haya un conocimiento previo y una definición más o menos clara para que a la hora en que el potencial votante vea el menú de opciones en la boleta, sepa quién es quién.

Hasta hace no mucho tiempo, cuando PAN y PRI se repartían el pastel político, las opciones solían estar claras en años electorales. Generalmente para febrero o cuando muy tarde marzo, los partidos tenían definidas sus candidaturas y las elecciones se celebraban en julio o a veces en agosto.

Lo que resulta inconcebible, es que actualmente, cuando falta apenas un mes y medio para el día de la elección, haya semejante nivel de despelote e indefinición en algunos partidos que hasta hace poco fueron grandes. Entre alianzas que se rompen y apoyos no oficiales, candidatos emergentes y candidaturas que se caen, lo único claro es que no hay claridad alguna.

Faltan menos de 50 días para la jornada electoral y todavía vemos a los partidos hechos bolas.

Primero se suponía que PAN y PRI iban en alianza, pero luego dijeron que siempre no, que aquí se rompió una taza y cada quien para su casa, excepto en Rosarito, donde unirán fuerzas para apoyar a Fernando Serrano, que oficialmente será candidato tricolor con el PAN de arrimado.

Luego se dijo que unirían fuerzas en San Felipe, pero el PRI dijo que siempre no, que más vale solo que mal acompañado.

En Tijuana los priistas anunciaron a Franciscana Krauss como su candidata a la alcaldía, pero a los pocos días la señora se bajó del barco porque le quisieron imponer la planilla a fuerzas y así no le gusta jugar. El resultado es que a seis semanas de la elección la candidatura sigue acéfala.

Morena ya se definió en los siete municipios y parece que por fin va firme con las planillas, aunque la de Tijuana sigue despertando más dudas que certezas. Los aspirantes con mejor reconocimiento de nombre y que más se promocionaron en la etapa previa que fueron Montserrat Caballero y Érik Morales están fuera de la boleta y no contienden para ninguna posición, mientras que el virtualmente desconocido a nivel ciudadanía, Ismael Burgueño, intenta partir como favorito en un municipio donde hay ocho tiradores.

Mientras esto sucede, el electorado sigue con cierta indiferencia y aburrimiento las campañas presidenciales, aunque hay quienes ni siquiera se han enterado que en Baja California también se disputan alcaldías y diputaciones en este 2024. ¿Y sabe usted quién pinta como ganador en semejante escenario? El abstencionismo.

¿Quién ganó el debate?

Desde aquel primer debate entre candidatos punteros a la presidencia de México, hace ya dos décadas, la pregunta al final en los medios informativos -y ahora en redes- siempre es la misma: ¿Quién lo ganó?

Y entre la ciudadanía interesada la respuesta, hoy igual que entonces, suele variar dependiendo de con quién simpatiza la persona, o de acuerdo a los criterios del analista político en la prensa y medios electrónicos.

Lo cierto es que los debates brindan una oportunidad para ver cómo se comporta el aspirante ante situaciones incómodas, cómo responde ante acusaciones de sus opositores, qué temas son los que quiere resaltar cada quien.

Y es verdad también que quien va en la delantera simplemente necesita “aguantar” y no resbalar, mientras que los opositores que le siguen en posicionamiento buscarán la forma de descalificar al puntero, mientras que para los políticos menos conocidos, el debate es un buen vehículo para que la ciudanía lo identifique.

Aquel 12 de mayo de 1994, Ernesto Zedillo Ponce de León, secretario de Educación repentinamente convertido en candidato del PRI unas semanas antes tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio, fue el blanco de algunos de los más certeros ataques por parte de Cuauhtémoc Cárdenas, del PRD, y especialmente de Diego Fernández de Cevallos, del PAN.

Éste último lo llamo “un buen chico, con altas calificaciones” y cuya candidatura era producto de dos tragedias: la muerte de Colosio, que “lo rebasa, no tiene usted ninguna culpa”, le dijo, pero entonces dijo que la segunda era la designación presidencial, que lo descalifica.

Ahora nos encontramos nuevamente con un debate entre tres candidatos a la presidencia de la República, dos mujeres y un hombre.

La candidata del partido en el poder, Claudia Sheinbaum, claramente al frente hasta el momento, sólo debía aguantar los porrazos y, en la medida de lo posible, mostrar que no es únicamente un títere del presidente en turno, Andrés Manuel López Obrador; la opositora puntera, Xóchitl Gálvez de la alianza PAN-PRI-PRD –irónicamente los tres partidos que se enfrentaron en aquel primer debate- debía tomar el momento y tratar de dar un salto importante en las encuestas.

Finalmente estaba Jorge Álvarez Máynez, de MC, quien simplemente tenía que darse a conocer más allá de videos virales de su persona en estado inconveniente y verse como una alternativa; digamos, una especie de “efecto Gabriel Quadri”.

Entonces, volviendo a la pregunta original, ¿quién ganó el debate? Los seguidores de  la morenista dirán que Sheinbaum, porque se vio seria y presidenciable; los “xochilovers” argumentarán que fue Gálvez quien mejor atacó a la puntera; y en Movimiento Ciudadano, señalarán que Álvarez Máynez fue el único con un mensaje fresco.

Pero en un debate donde ninguno de los candidatos lució bien preparado ni presentó propuestas concretas con detalle de cómo llevarlas a cabo, se puede decir que aquí no hubo ganador. Menos el pueblo mexicano.

Propuestas vs. Promesas

Entre las acusaciones de las tres figuras contendientes a la presidencia de México, se presentaron algunas promesas disfrazadas de promesas.

Porque Xóchitl Gálvez habló, por ejemplo, de surtir a los estudiantes con ipads y tarjetas con datos, pero más allá de decir que sí hay recursos para hacerlo no explicó realmente de dónde saldría el dinero para ello. O está también la promesa de “cero impunidad” en feminicidios por parte de Claudia Sheinbaum, que francamente suena como sueño guajiro mientras no explique qué cambios se harían al sistema que tenemos ahora.

Dicho lo anterior, los equipos de cada uno de los tres candidatos a la presidencia de la República necesitarán prepararlos mejor. Mostraron cartulinas y láminas que no ayudaban en mucho a sus argumentos, ni se veían adecuadamente.

Sheinbaum se mostró rígida y Álvarez Máynez un tanto nervioso. Pero fue Xóchitl quien más improvisada se vio.

Lo único que la senadora con licencia parecía tener claro era que debía atacar a Sheinbaum, pero lució desorientada a momentos, especialmente al inicio, y se la pasó mostrando de cabeza las láminas que llevaba como apoyo visual. ¿Por qué no reacomodó sus artículos para que no le siguiera sucediendo esto? Inexplicable.

Esto culminó con su cierre, cuando sacó una bandera que enseñó con el escudo boca abajo. Luego trató de componerle al asunto, argumentando que era como señal de protesta, pero los memes ya no se los quita nadie.

Al día siguiente, en entrevista con Joaquín López-Dóriga, Xóchitl se quejó del formato del debate, mientras que su equipo de campaña pidió que se cambiara la productora para el siguiente debate. Como si no se supiera como son estos debates que, sí, se tuvieron algunas fallas, pero nada que no hubiera podido resolver una candidata debidamente preparada para una discusión de la cual ya conocían el formato.

Esperemos que para el segundo debate los candidatos lleguen más filosos y, ahora sí, a proponer y a debatir, no sólo a disparar acusaciones. 

Oxxo ahora recibe denuncias

Dicen que en México todo es posible en una tienda Oxxo. No sólo hay uno en cada esquina, sino que en su caja de pueden pagar servicios, hacer depósitos y recibir envíos de dinero.

Lo increíble es que ahora también se podrán interponer denuncias ante la Fiscalía General del Estado.

En días pasados la fiscal general de Baja California, María Elena Andrade Ramírez, anunció que gracias al trabajo coordinado, se ha logrado que a partir de ahora, en cada puerta de tiendas Oxxo se colocará un engomado con un código QR, mismo que dará acceso al usuario a interponer una denuncia electrónica, de forma rápida y sencilla.  

“Este es un programa noble, porque se trata de atención y acercamiento ciudadano para que la gente presente sus inquietudes sin la necesidad de que se traslade a una agencia del Ministerio Público, es útil para todo ciudadano”, expresó Andrade Ramírez

Sabemos que aumentarán las denuncias, pero eso no nos da miedo. Lo que buscamos es que las víctimas denuncien y tengamos información”, dijo la fiscal.  ¿Usted cree? Denunciar es fácil. El verdadero reto es que te respondan.

Le entregan estafeta turística

Este día la gobernadora Marina del Pilar Avila Olmeda estará en el puerto de Acapulco recibiendo la estafeta que acredita a Baja California como sede del Tianguis Turístico 2025, el primero de carácter binacional en la historia del evento.

Este Tianguis es la convención turística más grande de América Latina y la de Baja California será la edición número 49.

Tradicionalmente este evento solía llevarse a cabo en Acapulco, pero en los últimos años la instrucción fue alternar la sede que ahora llega a Baja California. Un nuevo gran evento del que nos toca ser sede después de haber albergado el Mundial del Vino en 2023.