15% de incremento al salario mínimo

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Desde hace algunas semanas ya se hablaba del incremento al salario mínimo que tendrá que suceder a inicios del 2021. Los empresarios hablaban de una expectativa del 10% en general y un 5% para la región fronteriza. Sin embargo, más de uno se sorprendió con lo publicado en el boletín 15/2020 de la página del Gobierno de México donde se informó que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos aprobó por mayoría un incremento salarial para el próximo año del 15% para todo el país incluyendo la Zona Libre de la Frontera Norte. Lo cual lleva al nuevo mínimo a 141.70 pesos y 213.39 pesos respectivamente.

Este incremento permitirá a nuestro país avanzar ocho posiciones a nivel internacional en cuanto salario mínimo se refiere, es decir, de un lugar 84 de 135, subirá al número 76 a partir de este 1ro de enero, quedando aun 16 lugares por avanzar, de acuerdo a la meta del actual gobierno federal, ya que esta es alcanzar por lo menos el lugar 60.

Definitivamente, se puede pensar que todos los trabajadores que actualmente perciben el mínimo legal serán beneficiados, y en teoría así debe ser. Pero lo cierto es que, sólo lo percibirán aquellos que logren permanecer en su empleo. Ya que como lo comentan varios empresarios, el costo del 15% estará muy por encima del 3.5% que se calcula crezca la inflación, lo cual hará insostenible para varios centros de trabajo mantener la totalidad de sus empleos viéndose orillados a reducir su plantilla laboral o, en el peor de los casos incluso cerrar.

Como ejemplo podemos mencionar el sector restaurantero, que ya de por sí se ha visto afectado por la pandemia operando a niveles reducidos y en el que un número importante de sus colaboradores percibe de manera fija el salario mínimo, ya que el ingreso principal viene de las propinas. Con este incremento salarial, varios restaurantes se verán afectados al aumentar su costo de nómina y algunos o muchos de ellos deberán reducir el número de gente contratada para poder subsistir como negocio.

La industria maquiladora no está exenta de este impacto, ya que con el aumento al doble que se autorizó hace un par de años, varias empresas quedaron en sus puestos de ingreso al filo del mínimo. A diferencia de años atrás cuando los salarios en Tijuana en este sector en específico eran incluso más del doble del salario mínimo, hoy en día cada incremento obliga hacer ajustes sin opción alguna y si estos llegan a ser muy por encima de la inflación, se imposibilita llevar a cabo aumentos salariales en la misma proporción a puestos de mayor responsabilidad, debido a que el presupuesto de por sí ya limitado se verá absorbido por el nuevo costo de mano de obra.

Lo anterior, nuevamente en el mejor de escenarios, ya que en el peor también se vislumbra recortes de personal que se traducirá seguramente en un incremento en la informalidad laboral, que ya no sólo se da en las calles, sino también en redes sociales.

Es un hecho que el salario mínimo en México sigue siendo muy bajo con relación a lo que establece nuestra Constitución y, que aún con este incremento del 15% no será suficiente para cubrir todas las necesidades básicas de un trabajador. Pero también es cierto que con ajustes salariales de esta magnitud no todos ganan, ya que indudablemente habrá empresas que cerrarán y, por ende, habrá gente que perderá su empleo y bajos esas condiciones, ni el nuevo o el anterior salario mínimo podrá recibir.