Ya no pudo escapar más de la justicia

0
92

TIJUANA.- La Subprocuraduría de Justicia zona Tijuana, a través del Grupo de Aprehensiones, cumplimentó una orden de captura en contra un peligroso sujeto por su presunta responsabilidad en los delitos de homicidio calificado y homicidio calificado en grado de tentativa.

A Gustavo Núñez Aguilera, alías “El JR” de 24 años,  se le relaciona a hechos acontecidos el 1 de noviembre del 2008 en el interior del negocio billar La Escondida, ubicado en el ejido Primo Tapia, en el municipio de Playas de Rosarito.

Gustavo Núñez, era cliente frecuente de la negociación y el día de los hechos acudió a ingerir bebidas embriagantes.

Algunos clientes se percataron de que actuaba de manera extraña, se movía de un lugar a otro, se acercó varias veces a la barra para hablar con la  mujer que la atendía.  

Al observar a dos policías que entraron al negocio, “El JR” se escondió en el baño y salió hasta que se retiraron del lugar.

Momentos después, los encargados del bar les pidieron a los clientes que se retiraran porque  iban a cerrar,  quedándose únicamente el propietario, ahora occiso, Enrique Valdez Esparza y su esposa, quienes hacían labores de limpieza.

Alrededor de las 3:30 horas del 1 de noviembre,  el propietario del Bar se metió al baño, momento en que la mujer empezó a escuchar gritos de auxilio, por lo que  entró y encontró a “El JR” con un cuchillo en la mano.

Su esposo le gritó que fuera por el arma de fuego que tenían, por lo que su esposa fue por la pistola, la accionó en dos ocasiones pero no acertó, situación que éste aprovechó para echarse sobre ella y quitarle el arma para luego dispararle ambos.

Tras los disparos recibidos, el propietario del Bar perdió la vida instantáneamente, mientras que su esposa resultó herida de una pierna.  

No conforme con el hecho, el “JR” la golpeó con un bat en la cabeza, la agredió sexualmente, la colocó a un lado del cuerpo de su esposo, y la lesionó en el cuello con un arma blanca.

La mujer empezó a sangrar abundantemente y optó por hacerle parecer que había perdido la vida.

El “JR” salió huyendo del lugar, sin embargo, minutos después la mujer logró pedir ayuda a unos policías que pasaban por el lugar quienes  la auxiliaron llamando a la Cruz Roja.

Una vez iniciadas las investigaciones, agentes de la Policía Ministerial del Estado se dieron a la búsqueda del sujeto, ya que la mujer proporcionó sus características físicas y su apodo.

Los agentes investigadores lograron localizarlo en la ciudad de Tijuana donde residía desde el día de los hechos.

Por lo anterior Gustavo Núñez Aguilera, alías “El JR”, fue puesto a disposición del Juez que lo reclama e internado en la Penitenciaría del Estado en Tijuana, para que responda por los delitos que se le imputan.