Y después del sueño ¿qué pasó?

Por Maru Lozano Carbonell 

Cuenta la historia que en el país de Peñalandia, unos niñitos recibirían clases de inglés y así todos los muchachotes de ese colorido lugar serían completamente bilingües. 

¿Cómo querría Quique lograr esto? ¡Ah! Pues muy fácil, su fiel servidor Aurelio lanzaría una convocatoria para que los que saben inglés puedan hacer bilingües a los normalistas que estudian en escuelitas oficiales… Y después del sueño, ¿qué pasó?  El cuento hasta aquí llegó porque todos se fueron de Peñalandia y llegaron otros a re-escribir la historia. Perdón si los dejé picados.

¿Saben qué? ¡No hay manera! La convocatoria tiene tres fases: Acreditas el idioma, acreditas que sabes estrategias de enseñanza y compruebas con examen que tienes habilidades intelectuales y responsabilidades ético-profesionales. 

Quiero resaltar que, antes de irnos a este dizque mega-proyecto de la SEP, hace unos años obligaron a los maestros de inglés a sacar el CENNI, (Certificado Nacional de Nivel de Idioma). Es decir, si tienes un examen de los que CENNI acepte y lo aprobaste con nivel alto, te avalan dándote este documento; lo presentas y puedes concursar para plazas oficiales. ¿Qué creen que pasó? La mayoría de los docentes de inglés frente a grupo en escuelas oficiales (primarias, secundarias y prepas) no aprobaron el instrumento de evaluación más sencillo que se llama TOEFL (Test of English as a Foreign Language). Éste es fácil porque no tiene examen oral ni tienes que hacer ensayo.

¿Qué crees que hizo el gobierno? Para no contradecirse y con eso de que el nivel de inglés de los teachers estaba por los suelos, ¡cambiaron el instrumento de evaluación por uno sencillito! Se llama DTES3 (Diagnostic Test for English Students). ¿Puedes creerlo? Entonces los teachers bien felices porque decían que ya habían aprobado, se sentían la divina garza envuelta en huevo y lo que es mejor, la SEP te regala de repente la aplicación del examen si te apuras y te anotas.

Ahora, la convocatoria que lanzan, dice claramente: “Contratación de docentes para el fortalecimiento del idioma inglés en escuelas normales”. Te aclaro que, los normalistas tienen la materia de inglés a partir del tercer semestre. ¿A poco van a cambiar la carta curricular? Porque con cuatro horas a la semana y en solo dos añitos, veo difícil que los futuros normalistas sean bilingües y den clases en inglés a todos los niños de México.

Los mejores docentes que concursen tienen ahora que pasar dos exámenes de Cambridge (esas son las dos primeras fases). Aquí sí me quito el sombrero porque son instrumentos de evaluación con altísimo nivel. ¿Tú crees que los maestros van a pasar las dos primeras fases de la convocatoria con este tipo de exámenes de Cambridge? Yo creo que no, de mí te acuerdas que bajarán el nivel y pondrán otro instrumento más acorde a la realidad de los docentes.

Lo que preocupa es que pueden entrarle incluso extranjeros y, en palabras de Aurelio Nuño, no necesariamente tienen que ser licenciados en Educación, pueden tener otra licenciatura. Entonces, ¿quién preparará a los futuros maestros?

Por lo pronto, ya empezamos mal, si te quieres pre-registrar encuentras: “Debido a la saturación de nuestro servidor de internet, hemos experimentado algunas fallas, por lo que el plazo del pre-registro se extiende hasta el 30 de septiembre”. Oh my God!