Vieja tendencia

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Es curioso como justo cuando uno empieza a creer que sabe algo sobre el fútbol la vida lo corrige abruptamente y le da a entender que es verdaderamente ingenuo tratar de determinar el nivel de un equipo tras tan solo haber disputado un partido. Y es que queda claro que las ilusiones y el fanatismo pueden cegar hasta al aficionado más imparcial, pero el haber asumido que tras el triunfo en su debut ante el cuadro de Santos Laguna se le podría empezar a considerar al conjunto de Tijuana como un contendiente al título podría ser uno de los errores más groseros de lo que va de este año.

Pensar que tras derrotar al mejor equipo de la fase regular del torneo pasado se vendría un verdadero “flan” en la forma de un inconsistente Querétaro en la siguiente jornada probablemente sea el segundo peor error del 2020, pero eso quedó más que claro tras lo visto el pasado domingo en el estadio La Corregidora. Y ojo que hablando de errores también sería uno el tratar de dramatizar de más el descalabro que sufrió el combinado canino en su primer juego fuera de casa, ya que así como no se debió haber glorificado al equipo tras su primer triunfo tampoco debe ser sepultado tras la primera derrota, pero sí vale la pena analizar lo sucedido y tratar de entender la bipolaridad de la cual aparentemente siguen sufriendo estos Xolos.

¿O quizá se debe considerar consistencia el hecho de que en los últimos años ha sido un equipo que suele perder fuera y ganar de local? Esa respuesta ya depende de la perspectiva de cada quién, pero lo que queda claro aquí es que no se puede jugar así si se está aspirando a lograr un campeonato.
Ahora bien, los que optaron por ver los partidos de fútbol americano en lugar del duelo entre Xolos y Gallos se pueden quedar tranquilos sabiendo que tomaron la decisión correcta, ya que se perdieron de absolutamente nada. O bueno, al menos que sean aficionados del cuadro queretano, ya que para los que lo son se perdieron la oportunidad de ver a sus nuevas adquisiciones en acción ante un frágil y perdido conjunto tijuanense o cómo Vucetich dio otra cátedra de lo que es ser un buen técnico en una liga tan impredecible como la mexicana.

Con los jugadores que fueron cedidos por su “hermano mayor” Xolos (el tema de la multipropiedad verdaderamente nunca morirá dentro de nuestro fútbol), el experimentado técnico mexicano fue capaz de armar un equipo competitivo, o al menos a primera instancia, y dejó claro que sin importar la circunstancia del conjunto que dirige siempre buscará pelear por un sitio dentro de los 8 primeros de la tabla. Queda mucho torneo por delante, pero ese 3-0 a favor ante el cuadro canino ahí queda.
¿Y qué sigue para el conjunto de la frontera? Nada más y nada menos que una visita por parte del América, en donde buscarán regresar a la senda del triunfo ante el actual subcampeón del fútbol mexicano. Tras un triunfo y una derrota en el Clausura 2020 los Xolos se juegan tres puntos en el Estadio Caliente ante las águilas, y queda por verse si la vieja tendencia de perder fuera y ganar en casa se mantiene intacta.