Un comedor migrante para Tijuana

Por José Alfredo Jiménez

Vivir de primera mano las necesidades de migrar y llegar a un lugar donde no se conoce a nadie y se padecen estigmas, sensibilizó a un grupo de centroamericanos establecidos en la ciudad para abrir un comedor y ofrecer alimento a quien lo necesite.

Contra Viento y Marea, comedor ubicado en la Zona Norte, esquina de calle 1ra y González Ortega, es administrado por migrantes de Centroamérica que vinieron en la Caravana Migrante y ya se establecieron en la ciudad.

Como labor, brindan alimento a otros migrantes que se encuentren con necesidad, así como personas en situación de calle y en general quien lo solicite.

La integrante del comité organizador, Devi Machete, explicó que la idea del comedor surgió cuando se habilitó la Unidad Deportiva Benito Juárez como albergue temporal para la Caravana y un grupo de migrantes se estableció en una bodega que se encontraba contigua.

Detalló que cuando vivían en esa bodega tenían su propio sistema para organizar donaciones, una cocina, un comedor, seguridad, y cuando se clausuró decidieron seguirse organizando y así surgió la idea de empezar un comedor.

“Abrimos este espacio en febrero y de ahí los que estaban haciendo cocina, cocinan aquí, los que estaban haciendo seguridad allá hacen seguridad aquí y así, es idea de ellos”, dijo.

Machete señaló que ella aporta en el proyecto consiguiendo recursos financieros, ya sea en la localidad o Estados Unidos, así como donaciones.

Comentó que la comida la consiguen principalmente por medio de donaciones, además de ir a mercados y pedir que les obsequien alimentos que tal vez ya no quieran vender o se los vendan a bajo costo.

La entrega de alimentos se realiza en dos turnos, de 12:00 a 13:00 horas y de 17:00 a 18:30, de lunes a sábado. Sin embargo, si una persona toca y pide alimento, sin importar la hora y si cuentan con él, ellos regalan el plato de comida.

“Siempre brindamos la comida, nunca hemos dicho que se tienen que ir con hambre. Si nosotros tenemos algo en el refri, cualquier cosita guardada, nosotros la damos”, dijo.

“Nosotros servimos a todas las personas que vienen a comer, no discriminamos, damos comida a migrantes primordialmente, pero también a gente que viene de la calle o necesita apoyo”, expresó la voluntaria.

Respecto a la comunidad, comentó que los vecinos del comedor han aportado. “Ya que dicen aquí no hay otro lugar que de comida gratis, entonces sí nos han dado donaciones los vecinos. Aparte que unos cuando no quieren cocinar en sus casas vienen aquí porque la comida esta deliciosa, es comida casera centroamericana”.

Resaltó que con estos esfuerzos han podido cambiar la imagen que algunas personas de la zona tenían de la comunidad migrante, pues quienes impulsan el esfuerzo vienen de El Salvador, Guatemala y Nicaragua, siendo ella la única estadounidense que se sumó.

“Los vecinos tal vez veían a la gente migrante de una manera, pero cuando ven el comedor y lo bueno que hacemos por la comunidad, tal vez han reflexionado en que los migrantes dan otro aspecto y con el servicio que hemos brindado”, reflexionó, “ellos han pensado que la comunidad migrante ha traído beneficios a la comunidad y no solo consumen recursos o son una carga publica, como cuando vinieron en multitudes”.

Aparte de los alimentos, dijo que entregan donaciones a las personas como zapatos, chamarras, cobijas, toallas, un kit de aseo personal, crayolas y libros para colorear, juguetes y ropa en general.

Además, se apoya a las personas a encontrar un albergue. “A veces manifiestan ‘no tengo en donde quedarme’ y nosotros con gusto tenemos una lista de todos los albergues, los llamamos y ya que encontramos espacio los auxiliamos con el transporte”.

También cuentan con servicios médicos que ofrecen cada dos sábados, donde auxilian a personas que llegan con heridas, donde Machete recordó que se les han presentado personas con algunas muy severas.

Las reacciones que han visto han sido de agradecimiento por parte de las personas que apoyan.

“A veces le han traído una rosa a la cocinera, a veces ayudan a lavar trastes después de comer o ayudan a barrer afuera en la banqueta, entonces sí han mostrado agradecimiento por el comedor”, recordó.

Los integrantes consideran que el derecho a la comida es fundamental y no se le tiene que negar a nadie, indicó. “Nosotros hacemos lo posible por brindarle un plato de comida a toda la gente que lo necesite”.

Detalló que si alguna persona está interesada en aportar recursos económicos para el sostenimiento del comedor, lo puede hacer a través del siguiente link: https://www.gofundme.com/f/migrant-organizers-of-tijuana-need-housing

También puede comunicarse a través de la página de Facebook: https://www.facebook.com/contravientoymareacomedor/.