Señales de estafa

0
163

Por Recomendador

Para poder elegir bien una serie o una película, hay que ver las señales que nos indican caminos que van al precipicio. Por precipicio entiendo aquí el cine o la TV basura que, por cierto, abunda en la actualidad.

 

Cuando usted, lector, entre a Netflix, Claro Video, HBO y las demás distribuidoras de series o de películas, lo menos que podemos recomendarle desde aquí es que se cuide, porque es obvio que hay mucha basura que debe ponerse en su lugar. Nuestras recomendaciones han ido siempre, en esta columna, para mostrarle algunas señales que lo lleven: 1.- A relatos que sean capaces de descansarlo de su arduo trabajo y que puedan edificar y elevar los gustos de la familia; y, 2.- Al Cine o la TV que, con verdad, puedan llamarse “de ARTE”; es decir, que deje honda huella en lo que se refiere a la belleza conectada con la bondad. En este último aspecto me estoy refiriendo al cine y a las series de TV excepcionales, las que marcan una secuela en la vida y que son, en ese aspecto, clásicas o intemporales: pasan los años (bueno, ya pasamos el siglo de por medio en el invento del cine) y  el relato fílmico sigue siendo valioso y, sin duda, vendrá en las mejores crónicas y reseñas de los críticos e historiadores más destacados en la materia. (Aquí están los grandes directores y las grandes películas desde principios del Siglo XX hasta el día de hoy)

Esta columna no se va a referir ni al caso uno ni al caso dos. Sino al tres: cuando quienes nos ofrecen una película o una serie nos quieren –sabiéndolo o no- estafar con un producto basura.

Esta columna pretende ser un letrero que nos indica lo que sería una desviación hacia el precipicio; e, insisto, por precipicio, entiendo el cine y las series basura.

La temática, salvo que el gusto del lector no lo vea así, es la siguiente; siendo mi lista ejemplificativa, y no exhaustiva:

A.- Vampiros y vampiras, B.- Hombres, féminas o del tercer sexo, que se vuelvan LOBOS, C.- Narcotraficantes mexicanos, si son vistos por mentalidades de argumentistas norteamericanos que sienten que lo peor de lo peor se da precisamente en nuestra sufrida raza de bronce. (Si ve usted una serie que se llama “el mariachi”, aléjese de ella de inmediato si no quiere ver insultada su raíz mexica y mestiza, por lo más negro de la mentalidad kukuxklán). D.- Zombis o cadáveres vivientes. E.- Alienígenas invasores combatidos por tarados; F.- La Agencia de los buenos contra los terroristas: cuando lea usted que se trata del FBI, la CIA o de veinte más, en que “los héroes” ya no hallan qué hacer con los malos, por favor, se lo ruego, absténgase. G.- Películas seriadas tipo Rambo 12.

Prometo un libro de poesía al primer correo de lector que complete mi lista con las letras siguientes a la G. Hay mucha tela de dónde cortar…

 

licjpa97@prodigy.net.mx