Rey Misterio extraña el ring

0
127
Miguel Ángel López Díaz trabajó como policía municipal, escolta y viajó a varios países para sobrevivir. Fotografía: Korina Sánchez S.

Por Korina Sánchez S.

Tijuana.- Todavía extraña el cuadrilátero. Ha pasado una década desde la última vez que estuvo profesionalmente en una pelea de lucha libre. Miguel Ángel López Díaz, alias “Rey Misterio”, dice que seguiría en el deporte, de no ser por una fuerte lesión en su espalda y rodillas.

Su vida es estar con su esposa Ana Luisa e hijos, quienes le acompañan diariamente. No deja de pensar en lo que pudo ser si su exitosa carrera hubiera durado un poco más.

“Yo a mis 61 años me siento entero, pero uno pone y Dios dispone. Soy abuelo de tiempo completo, tengo seis nietos. Me dedico a disfrutar la vida y vivir los privilegios que antes no tuve”.

Pero lejos quedaron aquellos años.

“Vivía en un sueño, una nube, una gran economía, de muchos privilegios de todo tipo”.

Recuerda Rey Misterio que su madre fue quien le acercó a la lucha libre por primera vez. En la Zona Norte de Tijuana había un espacio de exhibición para la lucha libre, en los años 60, cuando la ciudad era pequeña y todos se conocían.

“Yo tenía como nueve años y fue mi primer contacto visual con la lucha. Empecé a entrenar a los 13 (años) y debuté a los 16”.

Era admirador de El Solitario, el luchador mexicano de los años 60 y 70. En una ocasión en que visitó Tijuana Roberto González Cruz, nombre real del legendario enmascarado, Rey Misterio tuvo la oportunidad de convivir con él.

“Con el tiempo nos hicimos muy amigos”, señaló López Díaz, “cada que llegaba aquí (Tijuana), cuando yo estaba en el proceso de aprender, él me hablaba y nos íbamos a entrenar. A él lo admiré mucho como luchador y como persona”.

Los gimnasios en la colonia Obrera y la colonia Libertad, sirvieron para entrenar al campeón, que se mantuvo 35 años en la lucha libre, de forma ininterrumpida.

Escolta de gobernador

El salario que se ganaba como peleador de lucha libre era poco, por lo que Rey Misterio tuvo que alternar el deporte con un empleo formal.

Ingresó en 1980 a la Policía Municipal de Tijuana. Fue escolta del exgobernador de Baja California, Roberto de la Madrid Romandía. Pero su pasión por la lucha libre hizo que abandonara ese camino.

“Salió la oportunidad de irme a una gira a Guadalajara y decidí dejar la Policía e irme a la lucha libre. Conocí México, Guatemala, Puerto Rico, Japón”.

Escondido en su máscara, entre uno y mil intentos para que no le descubrieran, recuerda, tuvo que esforzarse diariamente hasta el último instante en su carrera profesional.

“Me ponía un anillo diferente, un reloj… Una vez llegué de motociclista de la policía y llegó un chamaquito: ‘Oye, yo te conozco, eres el Rey Misterio, pero no le voy a decir a nadie, la otra vez vi el anillo que traías’. Desde entonces fui más cuidadoso”.

Fuera del ring

La pierna derecha fue reconstruida. Mordidas en los dedos y cicatrices en la frente son batallas de guerra para Rey Misterio. El dejar el personaje costó a Miguel Ángel tristeza y melancolía.

“Fue muy difícil desprenderme de Rey Misterio porque yo lo traía muy arraigado en mi vida, porque 35 años viviendo con ese personaje, hice una dinámica, le dije: Yo ya no te puedo dar vida”.

Extrañar la lucha libre llevó a Miguel Ángel a una depresión y un intento de suicidio. El ritmo de vida se modificó completamente.

“Ya lo superé, tengo cuatro años y medio que me bauticé como cristiano; la reflexión en  mi vida me ha ayudado”.

Miguel Ángel López Díaz

  • Nombre de luchador: Rey Misterio
  • Edad: 61 años
  • Originario: Tijuana
  • Años activo: 35
  • Debut profesional: 16 años