¿Retroceso o nueva oportunidad?

0
110

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Tras tres jornadas y la misma cantidad de partidos disputados (pensaría uno que es redundante pero por la nueva cantidad de equipos habrá una escuadra por semana que tendrá que “descansar”, a la futbol americano) el conjunto de Tijuana ha obtenido un triunfo, un empate y una derrota y se sitúa provisionalmente en la novena posición general, lo cual quizá no diga mucho por la etapa tan prematura en la que se encuentra el torneo pero a la vez muestra ciertas tendencias con respecto a otros comienzos.

Y es que a pesar de que el combinado canino inició la campaña con el pie derecho al derrotar por un marcador de 3-1 a un impredecible equipo de Puebla, los dos siguientes partidos el conjunto fronterizo se vio “a la baja” al apenas conseguir un empate ante Querétaro por la mínima y una dolorosa derrota ante el América por un marcador de 3-1. Y se dice “a la baja” porque hasta cierto punto se pueden defender ambos resultados, ya que en los dos casos el conjunto rojinegro mostró cosas positivas y se ha notado que, a pesar de los constantes cambios dentro del plantel, el trabajo de Óscar Pareja sigue siendo sólido y de seguir así se podría apostar con otro pase a la liguilla para el final de la fase regular

¿Prematuro? Quizá lo es, pero vale la pena mencionar que los goles no han dejado de caer por parte de los tijuanenses y se vendrán más oportunidades para mostrar que hay calidad para dar el siguiente paso en esta temporada.

Pero bueno, al ver el título de esta columna queda claro que el tema principal no es el cómo van los Xolos o qué tal les fue en la primera jornada de la Copa MX (ganaron, por si a alguien le interesa saberlo), sino más bien el hecho de que una de las últimas figuras del futbol mexicano regresa a la Liga MX para escribir un nuevo capítulo dentro de su larga carrera.

Ahora bien, siempre que se habla de un regreso al circuito mexicano tras un proceso en el extranjero, principalmente en Europa, se considera un retroceso a la carrera de dicho futbolista. Pero, ¿ese será el caso también para un portero de la talla de Guillermo Ochoa que regresa al América tras el haber jugado ocho años en diversas ligas de Europa? Y, como muchos temas futbolísticos, la respuesta es meramente subjetiva. Por un lado se corta un proceso en el extranjero de uno de los porteros más talentosos de este país, pero a la vez se revalida el hecho de que el torneo mexicano sigue siendo un medio competitivo en donde distintos jugadores de nuestra nación buscan mantener su relevancia. También ayuda el hecho de que con este nuevo contrato el cancerbero se volverá el jugador mejor pagado de la liga, pero queda claro que jugar para el equipo más mediático de México no viene sin sus cargas y exigencias correspondientes.

En fin, solo el tiempo dirá si esta decisión será un retroceso o una nueva oportunidad para Ochoa y su carrera llena de lucha y magia. Se viene el regreso de un gran jugador, y es muy probable que hasta el anti americanista mas vocal estará al pendiente de lo que pueda hacer esta campaña.