Requiere DIF BC apoyo para atender niñez migrante

0
204
“Deben ponerse las pilas” con programas y recursos federales, dijo Brenda Ruacho de Vega. Fotografía: Archivo/Roberto Córdova-Leyva

Por Manuel Villegas

Brenda Ruacho de Vega, presidenta del patronato del sistema estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Baja California, afirmó que en la entidad urge el apoyo, en recursos y programas, por parte de DIF Nacional, ya que en dos años se ha duplicado la atención a niños migrantes, principalmente en condición de “no acompañados”.

Ruacho de Vega expresó que Baja California es el Estado que más niños migrantes no acompañados recibe a nivel nacional, y por ello esperan la colaboración y sensibilidad del gobierno Federal, para poder atender los casos.

“Y eso no tiene nada que ver con la ‘Caravana Migrante’, que fue un suceso extraordinario”, señaló, “pero fueron como mil 800 en 2017 y más de 2 mil 500 en 2018, son muchísimos más niños migrantes no acompañados que atendemos, entonces sí ocupamos que se pongan las pilas para poder ayudar”.

Ante la pregunta sobre el acercamiento con DIF Federal, a poco más de un mes de iniciada la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que desde el primer día tuvo acercamiento con funcionarios de dicha paraestatal, sin que hasta ese momento se hubiese definido quién lo presidiría o cómo se iban a organizar e su funcionamiento.

La esposa del gobernador, Francisco Vega de Lamadrid, dijo que hubo contacto inicial y diálogo donde ella les planteó el tema de los menores de la “Caravana Migrante” y los niños no acompañados que llegan a la entidad. Por ello solicitó apoyo y respaldo, pues esta función compete a DIF en los tres niveles de gobierno, y de aunque sabe que hay buena relación y disposición no ha recibido respuestas formales a los planteamientos.

“La Federación es la instancia con la cual coadyuvamos, con Sippina (Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes) y la Procuraduría para la Defensa del Menor y la Familia Federal también”, explicó. “Desde el día uno tuve contacto con todos ellos para que se pusieran al corriente de la situación que estaba ocurriendo en Baja California, y que no nos dejaran solos como había estado corriendo durante la administración pasada”.

Dependencia espejo

Es importante para DIF Baja California que exista esa “dependencia espejo”, dijo, para saber a dónde recurrir y que desde la federación aboguen por los grupos indefensos y vulnerables; aparte de que espera que continúen los programas federales de los cuales dependen para apoyar a familias como son las despensas y los desayunos escolares.

“Espero que esos programas no desaparezcan, y lo que es en el tema de niños migrantes no acompañados esperamos el respaldo que no hemos tenido hasta la fecha”, dijo.

“No nos llegan recursos (federales) pero sí atendemos a estos menores”, agregó Ruacho de Vega, para dimensionar esas necesidades. Generalmente los canaliza a esta paraestatal el Instituto Nacional de Migración, donde al recibirlos se generan gastos de vestimenta, alimentación, tratamiento y apoyo psicológico, y en ocasiones se les manda a sus estados de origen acompañados de personal de DIF, de ida y vuelta.

“Lo que hacemos (en DIF estatal) es quitarle recursos a otros programas para poder pagar el avión, transporte y estos gastos, porque no tenemos un recurso para migrantes; y aparte no se puede presupuestar porque no sabemos cuántos niños nos van a llegar más”, expuso la presidenta del organismo.