Rechaza Osuna Millán especulaciones

0
303

Por Manuel Villegas

El diputado estatal Miguel Osuna Millán, único integrante de la XXII Legislatura de Baja California que manifestó su voto en contra para ampliar la próxima gubernatura de dos a cinco años, rechazó cualquier tipo de especulaciones, filtraciones, dudas o interpretaciones erróneas por el sentido de su voto en la sesión realizada la noche del lunes 8 de julio, donde se aprobó por mayoría ampliar el periodo del gobernador electo, del próximo 1 de noviembre al 30 de octubre del año 2024.

“Rechazo cualquier especulación y pido ponderar los hechos consumados, de nuevo, igual que en otras ocasiones, en lo personal no me sometí a ninguno de los intereses en juego; mi voto fue en contra porque me pareció suficiente dar a conocer la oposición al dictamen, y la expresión en contra de viva voz, y ya no di importancia a la vergonzosa cédula (formato de votación) que utilizamos, para no  polarizar a mis compañeros legisladores”, señaló.

En entrevista con Infobaja, Osuna Millán aseguró que la técnica legislativa contempla diferentes formas de hacer patente la postura o posición de un diputado ante un dictamen como el que se abordó y votó el 8 de julio, sobre un tema que ya ha sido rechazado dos veces por la Suprema Corte de Justicia de la Nación tras un recurso de constitucionalidad presentado por el Partido Acción Nacional (PAN).

Reiteró que en la pasada elección estatal del 2 de junio, los bajacalifornianos votaron para elegir un gobernador de dos años, para empatar las elecciones locales con la intermedia federal del 2021, y para evitar que en el proceso del 2024 la agenda local quede a segundo término (“como suele pasar”, dijo), y sea arrastrada por las candidaturas a la presidencia de la República.

En la cédula que deposito en la urna, Osuna Millán marcó ambas opciones, con lo que anuló su voto.

Expuso que su rechazo al dictamen para ampliar el periodo de gobierno lo ha expresado en reiteradas ocasiones, y que en la sesión del lunes donde ningún diputado quiso debatir el tema, él expresó de viva voz su posición en contra.

“Luego, en esa reprobable forma de llevar a cabo una votación por cédula, que considero innecesaria puesto que ya lo expresaste de viva voz, entonces el hecho de haber anulado el voto pues significa exactamente lo mismo: Que no estoy de acuerdo con lo que se pretende en el dictamen”, explicó.

Un voto diferenciado
Osuna Millán recordó que en la discusión de algunos temas anteriores, como fueron la construcción de las llamadas  APPs para una desaladora en Playas de Rosarito y puentes de cuota en Tijuana, además de un proyecto millonario de refinanciamiento estatal, ha enfrentado las consecuencias de emitir su voto en contra o diferenciado al de sus compañeros de bancada y de otros legisladores locales.

“La polarización y molestia de algunos de mis compañeros llega a hacerse patente como ha sido cada vez que he hecho un voto diferenciado, y cada vez en estas ocasiones he sido objeto de lo mismo: de ofensas, de calumnias, de molestia de algunos diputados y otras linduras; y seguramente mi voto en contra de esta vez me traerá más represalias y especulaciones, aunque ya estoy acostumbrado a ello”, comentó.

Afirmó que ha estado escuchando por semanas y meses “los más sorprendentes argumentos” de parte de promotores y de los diputados que buscaban la aprobación de este dictamen para el próximo gobernador, y que nunca en sus tres años como legislador ha votado en contra de su conciencia ni contra el interés o bien público, ni sometió su voto a intereses particulares, ni por un beneficio personal o político como ha escuchado en comentarios antes y después de la sesión.

“Así que”, subrayó Osuna Millán, “si alguien afirma o da a entender otra cosa, pues que dé la cara y nos vemos donde corresponde, que es en los tribunales”.