Ravens y Niners: ¿Un adelanto del Super Bowl?

0
48

Por Dante Lazcano

Por tradición sabemos que la NFL no saluda al campeón y es en diciembre cuando se conoce a los contendientes.

Pero también es un hecho que aquellos equipos que empiezan a ganar en noviembre lo siguen haciendo en diciembre y lo mejor del caso es que lo hacen de manera contundente y convincente.

Nunca lo hubiera creído pero al final los 49ers están convertidos en la sorpresa de la Conferencia Nacional y lo que hicieron el domingo por la noche a los Green Bay Packers habla que van por el camino correcto para jugar en Miami, tal y como lo hicieron hace 25 años siendo la última vez que ganaron el Vince Lombardi.

Le han pegado a Carolina, aunque traen el pecadillo de haber perdido el invicto con Seattle.

Otro equipo que ha sorprendido gratamente son los Baltimore Ravens, equipo que ya se dio el lujo de patearle el bote al campeón defensor, los New England Patriots.

De hecho en las últimas tres semanas ya se convirtieron en una máquina de anotar, le metieron 49 a Bengals, 45 a Rams, 41 a Texans, 37 a Patriots y sus defensivas no permiten que les hagan treinta unidades.

Perdieron sorprendentemente con Cleveland y con Kansas por errores de concentración.

Desconozco qué piensen pero en este momento es el  equipo de la Conferencia Americana candidato a jugar el Super Bowl.

Para quitarnos de dudas lo mejor que pudo pasarle a la liga es que no tendremos que esperar a que se enfrenten el primer fin de semana de febrero en Miami, pues la siguiente semana en Maryland los Ravens recibirán a los Niners.

Los Niners traen el serio cuestionamiento de haber perdido con Seattle este año, pero con Ravens las cosas serán distintas pues en juego prácticamente estará el derecho por albergar la postemporada en calidad de local.

Mi favorito son los Ravens pese a que jugarán ante una de las mejores defensivas de la campaña, pero si los Niners ganan será el mensaje que el 2020 será suyo.

¿Y mis Chargers?

El equipo está vivo matemáticamente gracias a la derrota de Oakland Raiders, pero necesita algo más que fortuna, y ganar partidos, para meterse de comodín a la siguiente ronda.

El domingo iniciarán la segunda ronda de duelos ante rivales de la división cuando visiten a Denver.

Ante la serie de especulaciones acerca del futuro de Philip Rivers, yo en su lugar esperaría el posicionamiento oficial del equipo acerca de si le extienden contrato o de plano presenciaremos los últimos partidos del berrinchudo pasador con los del rayo.

Tienen por delante juegos con Broncos, Jaguares, Vikingos, Raiders y Jefes, todo es posible pues la esperanza muere al último pero como lo hemos asegurado todo el año, deben empezar a ganar.

Si el jugador, como intuyo, está lastimado, a nadie sorprenderá que vuelva por lo menos un último año, pero si de plano le dan las gracias no les extrañe verlo jugar en el 2020 vestido de naranja con Denver.

Mis dos centavos

Hoy damos gracias porque aquí seguimos.