Proyectarán en Cecut serie documental sobre los yumanos

0
38
Este miércoles 27 de noviembre la sala Carlos Monsiváis exhibirá “Yumanos, los indios más olvidados de México” de la productora mexicana Pie de Página. Imagen: Cortesía

Redacción/Infobaja

Tijuana.- De los 40 mil indios nómadas de la familia lingüística yumano-cochimí que habitaron la península de Baja California hoy quedan menos de 2 mil nativos de cinco pueblos originarios y, según las previsiones oficiales, habrán desaparecido en menos de 20 años.

Esto es parte de lo que presenta el equipo de Pie de Página, la organización de periodistas dirigida por Daniela Pastrana y que trabaja en la defensa de los derechos humanos, con el documental “Yumanos: los indios más olvidados de México”, que se proyectará este miércoles 27 de noviembre en punto de las 18:00 horas, en la Sala Carlos Monsiváis del Centro Cultural Tijuana (Cecut).

José Ignacio De Alba, quien forma parte de Pie de Página, recorrió la península de Baja California para buscar los rastros de esta historia que comenzó hace 12 mil años, cuando llegaron los primeros grupos nómadas a estas tierras.

La investigación del equipo de Pie de Página implicó un año de trabajo, para la producción de una serie multimedia de siete capítulos que tiene crónicas, mapas, videos, fotografías y podcast. En ese tiempo, tres de los entrevistados murieron, por lo que muy probablemente lo que se grabó en esta serie sea el registro gráfico y en audio de algunos de los últimos hablantes de tipai, ku’ahl y pa ipai.

Las cinco etnias: cucapá, kumiai, kiliwa, pa iPai y cochimí, están en la lista de 14 pueblos en proceso de extinción acelerada, según advirtió la entonces Comisión de Desarrollo para los Pueblos Indígenas (hoy Instituto Nacional de Pueblos Indígenas). Además, la Unesco considera esas lenguas en grave riesgo de desaparecer.

Pero la historia de estos pueblos no ha terminado: cada año, los cucapá se reúnen durante las seis semanas de pesca que marcan los tiempos de la Luna; desde la inhóspita sierra, los kumiai hacen de la libertad su ideario de sobrevivencia; los kiliwa se transforman para jugar con las mismas reglas de los blancos; los pa ipai resisten al olvido y las últimas hablantes de ku’ahl construyen su propio museo para cuando ya no existan. Alejados de todos, considerados extintos por la historia oficial, los cochimí sostienen una batalla por el reconocimiento de su identidad.

Los yumanos conservan idiomas con más de 8 mil años de antigüedad, mientras que el castellano apenas tendrá unos mil. También son protectores de las pinturas rupestres más antiguas del continente y que fueron elaboradas por sus ancestros en todo Baja California. ¿Por qué entonces, la historia oficial ha insistido en borrarlos?, ¿por qué sólo se habla de los indígenas del centro y el sur del país como referentes de las culturas prehispánicas que aún sobreviven?

“Yumanos: los indios más olvidados de México” forma parte de una serie más amplia titulada “El color de la pobreza”, que aborda la cotidianeidad de los pueblos originarios que siguen vivos a pesar de siglos de colonialismo y exclusión, y que muestran la relación directa entre racismo, desigualdad y las condiciones de marginación a las que se ha orillado a los pueblos originarios.

El más grande error ha sido sólo verlos en el pasado, pensar que existieron, pues sólo si los pensamos en el futuro les damos la posibilidad de sobrevivir, es una de las conclusiones que se desprende de esta serie multimedia.

Daniela Pastrana es una periodista mexicana especializada en derechos humanos y movimientos sociales. Ha sido reportera y editora en varios medios nacionales e internacionales. Dirigió el proyecto “Buscadores”, que recibió el Premio Gabriel García Márquez en 2017, y en 2018 obtuvo el Premio Nacional de Periodismo por un artículo sobre el asesinato de la periodista Miroslava Breach. Actualmente es editora general de PiedePágina.mx que ha recibido varios reconocimientos por su cobertura del fenómeno migratorio.

A su vez, José Ignacio De Alba es un cronista interesado en la historia de los pueblos originarios y forma parte del equipo galardonado por “Buscadores” y recibió el Premio Nacional Rostros de la Discriminación 2016, por el multimedia “Tamaulipas, carreteras de la muerte”.