“Privatizan” capilla dedicada a Malverde

Por Manuel Villegas
mjesus.villegas@gmail.com

La capilla en Tijuana dedicada a Jesús Malverde, después de muchos años de acceso al público sin restricciones para los seguidores del personaje sinaloense, desde hace algunos meses está cercada como “propiedad privada” donde a nadie se le permite el acceso.

Durante un recorrido realizado por Infobaja sobre el sitio ubicado a pocos metros del ingreso principal al fraccionamiento El Refugio, a la altura de la sede de la delegación La Presa Rural y el centro de entrenamiento de Bomberos de Tijuana, se encontró que el terreno ubicado en un camino vecinal esquina con la carretera libre Tijuana-Tecate, ya no tiene un ingreso libre.

Desde hace meses, según algunos trabajadores y vendedores ambulantes consultados en el sitio, se colocó un cerco perimetral de púas de acero en toda la propiedad que colinda con la gasera Silza, y se mantiene vigilancia por parte de trabajadores de una empresa de seguridad privada y transportistas, quienes impiden el ingreso de personas no autorizadas.

Justo en esa esquina, desde los años ochenta se construyó un pequeño inmueble de una sola y reducida estancia, que hasta la fecha cuenta con dos pequeñas ventanas y una puerta metálica; fue dedicada como “capilla” por parte de personas no identificadas, presuntamente conductores de transporte de carga, en honor al referido personaje.

“Jesús Malverde”, es el apodo con el que se conoce a Jesús Juárez Mazo, oriundo de Mocorito, Sinaloa, quien según diversas fuentes nació el 3 de mayo de 1870 y murió ahorcado por dedicarse al robo también un 3 de mayo, en 1909.

Aunque no es reconocido oficialmente por la Iglesia Católica, a Malverde se le llama popularmente el “Santo Patrono de los Narcotraficantes”; miles de personas le atribuyen ser autor de “milagros”, particularmente a gente que se dedica a actividades delictivas, incluyendo todo lo relacionado con el tráfico de drogas.

Templo en Culiacán
Por esos supuestos milagros, en Culiacán, Sinaloa, sus seguidores le dedicaron un templo que nunca ha sido reconocido como tal por la Iglesia Católica.

Cuenta además con decenas de iglesias y capillas a nivel nacional, incluida la de Tijuana, que se había utilizado como un centro al que por más de cuatro décadas acudieron cientos de personas a colocar ofrendas florales, veladoras y otros artículos de tipo religioso, e inclusive se colocó una alcancía para depositar monedas y se expusieron cruces y efigies de yeso y otros materiales.

Pese al constante vandalismo que sufría el pequeño altar en un terreno que se utilizaba como basurero clandestino, llantera y estacionamiento de vehículos de carga, sus seguidores durante años llegaron de día y de noche a colocar miles de cuadros, con imágenes y efigies de santos católicos y del propio Malverde; esto, además de dibujos, fotografías y letreros de rezos y peticiones hechos con papel, cartulina, plumón, lápiz o pluma, para plasmar agradecimientos por supuestos milagros concedidos, búsqueda de personas o hallazgos de las mismas.

Cartel prohíbe ingreso
A fines de diciembre de 2019, durante en un recorrido por la zona, Infobaja observó que en el sitio también identificado como “Pensión El Mocho”, fueron colocados cercos y carteles con las leyendas “Propiedad Privada”, y la advertencia de que quien lo haga o tire basura será consignado ante las autoridades.

Trabajadores del sitio, que cuidan y limpian el terreno, mantienen cerrado el pequeño templo de bloques y ladrillos pintados de verde y blanco, donde luce una cruz católica, pero pidieron no ser cuestionados “para no tener problemas”.