Por dentro y por fuera: Los nuevos bordeños

Tijuana es una comunidad de origen y destino. Es la ciudad más occidental de América Latina. Por lo que no sólo aquí empieza la Patria, sino que somos puerta a la gran civilización latinoamericana, con una mezcla de orgullosas raíces prehispánicas y europeas.

Un mestizaje que hoy se pone a prueba, se confronta y se fusiona en una frontera porosa que abarca 24 kilómetros de malla que unen y dividen a 2 mundos asimétricos, Tijuana y San Diego. Un espacio, al que los fronterizos nos hemos adaptado en un ir y venir a diario, tomando siempre lo mejor de ambas culturas. Las implicaciones de estos esfuerzos son mayúsculas, ya que quienes somos de esta parte del mundo sabemos que un nuevo estilo de vida es posible.

En próximas fechas, la ciudad fronteriza  más visitada del mundo tendrá una obra en la puerta de entrada que le dará realce, pues hace unos días fue presentada en el Centro Cultural Tijuana la obra monumental de 48 metros de altura, denominada: “Puerta de las Américas”. Dicha obra será esculpida para ser colocada en la puerta de entrada a México de la Garita Internacional El Chaparral, generando un espacio multidimensional de reflexión y encuentro, en torno a esta imagen que busca la convergencia social pero que al incorporar ciertos elementos artísticos respeta la diversidad cultural por la que estamos compuestos. Los habitantes del Bordo, los nuevos bordeños, hoy agradecemos a El Colegio de la Frontera Norte por hacer este esfuerzo social. Esta obra monumental será un testimonio cultural, social y humano, que representará la situación actual que vivimos en el norte del país.

Es grato ver el trabajo dedicado de gente comprometida y preocupada por lo que sucede en el país, como es el caso del artista y escultor: Enrique Carvajal Sebastián, pues su obra viste también ciudades como Guadalajara y la Ciudad de México.

La de Sebastián es una obra que nos invita al diálogo, a la comunicación permanente y constante, y que refleja la fusión del  nuevo mestizaje cultural al que estamos acostumbrados los bordeños desde hace 125 años, y que apenas hoy, empieza a dar muestras de una nueva identidad. Somos y seremos una ciudad incluyente, abierta y hospitalaria. Tijuana es y será un modelo de frontera diferente, los hallazgos de avanzada social del grupo de investigadores de El Colegio de la Frontera Norte, no deben de ser en vano.

Los bordeños debemos de hacer todo lo posible por incluir en nuestras vidas las directrices de quienes se encargan de analizar y proponer acciones a favor de la resolución de todos y cada uno de los problemas que aquejan a este punto global de encuentro: la Frontera Norte de México. Esta magna obra habrá de cambiar el contexto y la fisionomía con la que somos vistos por el mundo. Los habitantes del Bordo de Tijuana somos por tanto, una comunidad con una nueva identidad binacional y en ella fincamos nuestra esperanza y ante ella comprometemos nuestras vidas.