México lindo y querido, si muero lejos de ti…

Por Ana Laura Martínez Gardoqui

Culinary Art School

Primero muerta que sencilla

Dicho popular, sobre todo entre mis amigas

El día dos de noviembre el aire de todo México está impregnado a olor de pan de muerto y cempasúchitl, así como de pensamientos de afecto y gratitud hacia los seres queridos que se nos adelantaron a otra dimensión; el anhelo de los que nos quedamos es  probarles que no los olvidamos  y que siguen viviendo en nuestro recuerdo por medio de ofrendas.

La ofrenda, llamada impropiamente “altar de muertos”, es costumbre general en prácticamente todo México. Consiste fundamentalmente en comida, bebidas, flores, velas, incienso con sus variantes locales, donde existe algo único maravillosos que es un sentido estético que lo hace muy atractivo.

Por ejemplo es fascinante ver en los mercados, en los panteones, en las ofrendas la flor de cempasúchitl, la de innumerables pétalos, la flor infinita, eminentemente autóctona y antigua, que con su color amarillo anaranjado similar al reflejo del sol al atardecer, presta su estética a los caminos de las ánimas.

Así las ofrendas con sus mil formas y colores, se convierte en uno de los bastiones del arte popular más poderoso a lo largo y ancho de México.

Es curioso que haya coincidido al momento de la Conquista una celebración mexica de la muerte con el día de Todos Santos europeo, estas fiestas se fusionaron para dar nacimiento al Día de Muertos. Cinco siglos después de la evangelización, este tipo de religiosidad sigue viva.

Los mexicanos nos familiarizamos con la muerte desde pequeños, quizá por la cosmovisión de la herencia prehispánica, en donde convivían con los muertos de forma ritual y cotidiana, en este constante ciclo de vida-muerte-vida, que sigue vivo en el pensamiento de muchos mexicanos y lo manifestamos en nuestro lenguaje con frases y refranes de dominio común y que nos identifica culturalmente.

Esa relación con la muerte se ha vuelto sabiduría popular, de ahí las diversas expresiones que usamos para decir que una persona se murió:

  • Se peló
  • Se petateó
  • Estiró la pata
  • Lo sacaron con los tenis por delante
  • Felpó
  • Ya valió
  • Chupó faros
  • Se difunteó
  • Se enfrió
  • Se ausentó
  • Se nos fue
  • Se nos adelantó
  • Se lo chupó la bruja
  • Se lo llevó la huesuda
  • Se lo llevó la flaca
  • Se lo cargó patas de catre
  • Entregó el equipo
  • Estiró la pata
  • Acompañó a la flaca
  • Dobló el pico
  • Lo cafeteamos
  • Peló gallo

Refranes:

  • Se me antoja una bien muerta (cerveza)
  • Sobre el muerto las coronas
  • Los muertos al cajón y los vivos al fiestón
  • Entre flores nos reciben y entre ellas nos despiden
  • Antes muerta que sencilla.
  • La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja
  • Cuando te toca, aunque te quites… y cuando no, aunque te pongas
  • El muerto al pozo y el vivo al gozo
  • De gordos y glotones están llenos los panteones
  • Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte
  • Cuando vivía el infeliz ¡Ya que se muera! Y hoy que está en el veliz ¡Ay, qué bueno era!
  • Como te ves, me vi y como me ves, te verás.
  • Si me han de matar mañana, que me maten de una vez
  • Mejor que digan que aquí corrió, que aquí murió
  • No andaba (estaba) muerto,  andaba de parranda
  • Matrimonio y mortaja, del cielo bajan
  • El matrimonio es la vida o la muerte; no hay término medio
  • El que por su gusto muere hasta la muerte le sabe
  • Mujeres juntas solo difuntas
  • Poco veneno no mata
  • Vale más un cobarde en casa, que un valiente en el cementerio
  • Al vivo todo le falta y al muerto todo le sobra
  • De pendejo me muero este año
  • El muerto a la sepultura y el vivo a la travesura
  • El que a hierro mata, a hierro muere
  • Uno propone, dios dispone, llega la muerte y todo lo descompone
  • A mí que ni me cuelguen ese muertito
  • El muerto y el arrimado a los tres días apestan
  • El miedo no anda en burro
  • Muerto el perro, se acabó la rabia
  • En este mundo matraca de morir nadie se escapa
  • Muerto el ahijado, se acabó el compadrazgo
  • Cayendo el muerto y soltando el llanto
  • El pez por la boca muere
  • Como dijo el payaso en su lecho de muerte… me voy, ¡no los entretengo más!
  • Los cobardes mueren muchas veces, los valientes solo una
  • Caite cadáver
  • Al muerto y al consorte, a los tres días no hay quien los soporte
  • Todo hombre muere, no todo hombre vive
  • Más vale un minuto tarde que un minuto de silencio
  • Lo que no mata, te fortalece
  • No puedo ser el muerto y echarme la tierra encima
  • Donde se queja el muerto, es que ahí está el oro
  • Nadie sale vivo de esta vida
  • Sobre mi cadáver
  • Asústame panteón
  • Después de ahogado el niño, tapan el pozo
  • Cuando el tecolote canta, el indio muere
  • El que por tragón se petatea, hasta el pan de muerto se lleva