Los países prohibidos ¿Según quién?

0
100

Por Adriana Zapién y Valente Garcia de Quevedo

Dame un mapa y te diseñaré una aventura maravillosa, Valente dice que soy una loquilla cuando me escucha contarle mi lista de deseos de próximos viaje y descubre que cada vez quiero ir a lugares más lejanos, inhóspitos y salvajes por no decir peligrosos.

El año pasado mi reumatóloga me prohibió ir a Kenia por lo peligroso que puede resultar para mí por los inmunosupresores (medicamentos que bajan las defensas) y todavía con la intención de tener un sí, pregunté a mi primo Esteban quien es médico infectólogo su opinión sobre ir a la África oriental y me dijo: “Para ti puede resultar muy peligroso”.

No conforme con la respuesta exclame: “Pero he estado en la India y navegué en una lancha por el Ganges, ¿Qué puede ser más peligroso que navegar sobre el río más contaminado del mundo?” Muy serio contestó: “No tienes idea de la clase de bacterias y virus que te puedes encontrar allá”. Lo que siguió a esta respuesta fue tener el mapa de Kenia a la vista para no soltar las esperanzas.

Ya entrados en las restricciones de lugares para viajar, les diré que mi doctor no es el único que restringe destinos; también hay países que te condicionan la entrada a su país si has visitado alguno de los que consideran países enemigos. Con estas prohibiciones no solo privan a un viajero apasionado de grandes cosas,  sino que le cortan las alas y por ende la libertad.

Hay que tomar en cuenta la geopolítica cuando vas a viajar, porque de no poner atención puedes salir perjudicado o quedarte varado en la oficina de migración de un aeropuerto con una orden de regreso a tu destino original. Este año con la próxima visita a Israel he tenido que leer mucho sobre el cuidado que debes de tener al transportarte a los países contiguos; porque como sabemos este país no es muy querido por algunos de sus vecinos.

Al llegar a cualquiera de ellos si has pisado Israel debiste de deshacerte de toda evidencia y rastro de que pisaste la tierra que la ONU partió en dos, Palestina, y le asignó en 1947 al pueblo judío; porque de no hacerlo te prohibirán la entrada. Los israelíes saben bien esto y para no afectar el turismo religioso que genera ganancias millonarias a esta zona, los visados no te los estampan en el pasaporte como tradicionalmente lo hacen todos los países; sino que te la dan un una tarjeta por separado para no afectar a los viajeros.

Recordemos que esta tierra considerada santa, peleada por todos durante siglos, es un centro de peregrinaje desde todos los rincones del mundo, se asignó a los judíos de manera controversial.

Por ultimo les contaré de un listado de países que Estados Unidos advierte no visitar, porque de lo contrario se reserva el derecho de admitirte o hacerte el interrogatorio necesario para saber por qué visitaste alguno de los  países de su lista negra.

Siete son los países: Sudán, Yemen, Irak, Irán, Libia, Somalia y Siria, éste último recién golpeado por una cruel guerra desde 2011 y que desde 2017 fue liberada su capital que apenas va recuperando el turismo con la débil esperanza de poco a poco activar su economía.

La frustración de un espíritu viajero es una restricción. Lo que nos queda mientras la geopolítica se sigue rediseñando es tener paciencia y nunca dejar de soñar con esas tierras hermosas, tan lejanas, tan enigmáticas y tan necesitadas de reactivar su economía.