Las mujeres y su lucha

0
130

Por Lic. Oscar Díaz

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, siempre surge la oportunidad de reflexionar sobre el tema, y justo eso es lo que quiero hacer, no solamente celebrarlo, sino entender su significado y el simbolismo histórico que representa. Con sus honrosas excepciones, la historia nos ha enseñado que la mujer tradicionalmente siempre ha estado sometida y limitada por los hombres, lo hemos visto en distintas culturas, en distintos países y en distintos momentos. Hoy en muchos lugares lamentablemente todavía lo son, vulnerables, tanto en México como en el extranjero.

El género femenino lleva muchos años librando batalla tras batalla contra la discriminación, la misoginia y la desigualdad, y es que no se ha tratado de un evento aislado de ocasión, se trata de una pugna reiterada y sistemática que le ha negado un verdadero desarrollo de vida a muchas de ellas.

Hoy en día la mujer tiene más oportunidades en México, ya puede estudiar y trabajar casi en lo que sea, ya no está sometida al marido ni a su exclusiva voluntad, sin embargo aunque se ha avanzado mucho aún estamos lejos de diagnosticar que hay equidad. Todos los días se siguen cometiendo abusos contra las mujeres por el simple hecho de serlo, a pesar de que el concepto social de la mujer ha ido cambiando fuertemente a lo largo de estos últimos años y su empoderamiento ha ido en aumento, en realidad las cifras oficiales nos revelan que aún no estamos a la par en oportunidades de desarrollo y que nuestra personalidad machista de nación sigue impregnada en la mente de muchos hombres en México, e incluso de algunas mujeres, quienes desgraciadamente alimentan el problema en lugar de combatirlo.

El Estado hace lo suyo y la tendencia va cambiando, pero es difícil concebir que se tenga que luchar tanto por algo que siempre se debió de haber gozado, como por ejemplo el derecho de poder votar, que hace apenas 60 años aproximadamente se les concedió a las mujeres.

Es increíble que apenas hace tan poco las mujeres no tenían derecho de opinar sobre quien querían que las gobernara o las representara, hoy suena ridículo pero así era hace muy poco tiempo. La igualdad y la equidad de género son religiones que todos, mujeres y hombres deberíamos profesar incansablemente.

A todas ustedes mujeres les digo muchas felicidades, pero no solo por el hecho de serlo, sino por el hecho de hacerlo valer y de alzar la voz exigiendo los derechos y la igualdad que les corresponde; por llevar a cabo esta lucha constante que se libra todos los días dentro de los hogares, los salones de clase y en los espacios laborales, estoy convencido que de no ser así difícilmente estarían donde están. En verdad muchas felicidades por su determinación y su empoderamiento, tienen desde siempre  mi admiración, mi apoyo, mi empatía y todo mi respeto.

 

*El autor es abogado litigante, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC.

 

firma@diazgomezabogados.com.mx

Compartir
Artículo anteriorEducación gratis
Artículo siguienteÁnimas Revueltas