La esperanza muere al último

0
144

Por Dante Lazcano

¿Cuántas veces tuvimos la esperanza que los Chargers dieran ese pequeño paso que los hubiera catapultado al selecto grupo de equipos tradicionalmente contendientes en la NFL?

En el 2014 por ejemplo, y para no irnos tan lejos pues fueron suficientes las 120 millas que separan San Diego de Carson, ciudad que alberga al equipo del rayo ahora, nunca olvidaré cuando los electrizantes en partidos programados en televisión nacional, ante los New England Patriots o los Denver Broncos, simplemente dejaron ir la campaña. 

Para cuando jugaron con los Pats fue para iniciar diciembre, mes cuando se resuelven a los equipos contendientes a postemporada, y después de alguna volteretas, ¿qué creen que pasó?, en plena transmisión de Sunday Night el equipo electrizante perdió 23-14.

Una semana después los del rayo recibieron a los Denver Broncos, sólo que estos controlaron al grado que ganaron el cotejo 22-10.

Lo lamentable de esa estancia de dos juegos como locales de manera consecutiva fue que San Diego llegó con una racha de tres victoria que los colocaba con foja de 8-4 y todo un panorama controlado para, primero pensar en ganar la división, y segundo, quitarse de encima “jetaturas” que le permitieran convertirse en un equipo dominante, temido, pues.

El par de derrotas le puso encima más presión a la escuadra, que si bien ganó ante San Francisco una semana después, la realidad es que los playoffs se les habían escapado de las manos dejando, una vez más, con el mal sabor de boca en el sentido que se quedaron de nuevo en el ya merito.

Nadie hubiera imaginado que, encima del cambio de sede, de jugar en un estadio de soccer que difícilmente se llena de jerseys azules y amarillos, los LA Chargers tendrían posibilidad de incluso aspirar al campeonato divisional con ese inicio de cuatro derrota que tuvieron en la campaña.

Además que ganaron su último par de cotejos, en ambos casos viniendo de atrás, cosa que por lo menos desde el 2009 no se veía y siendo sinceros, era realmente extraordinario que lo hicieran, hubo otros resultados que se combinaron, como las derrotas de Denver con NY Giants y Kansas City Chiefs con Pittsburgh Steelers, este domingo cuando enfrenten a los equinos, una vez más la esperanza que el equipo consiga un resultado trascendente vuelve a abrigarse.

Por increíble que parezca los electrizantes ya son el tercer lugar de la división con foja de 2-4, mientras que Denver lo hará con 3-2, pero un resultado positivo para los angelinos, si bien no los mandaría al liderato, los colocaría a medio juego de este teniendo viaje pendiente Boston en una semana justo antes de llegar al fin de semana de descanso.

A esta combinación se le suma el choque entre Kansas City y Oakland Raiders del jueves, y si las estrellas se alinearon y perdió Chiefs, pudiéramos pensar en que el oeste de la Americana de un golpe podría convertirse en una batalla que podría resolverse hasta la jornada final.

Pero primero esperemos que los del rayo ganen este domingo ante Denver para afirmar sin problemas que los mismos viejos Chargers quedaron en el olvido.

Mis dos centavos

Se vale soñar.