La «Alquimia Orgánica»

0
352

Tijuana.- Desde que Irma tenía 22 años de edad se dedica a crear productos naturales, con el objetivo de cuidar la salud al ofrecer una alternativa en sus productos.

“He estudiado varias cosas y me gusta mucho la alimentación consiente, como de todo pero me gusta alimentarme sanamente”, dijo.

Después que el hijo de Irma fue diagnosticado con el síndrome de Asperger, comenzó con los estudios en la alimentación, para lograr una dieta adecuada.

La joven originaria de Guadalajara es amante de la comida ayurvédica, busca cocinar con alimentos que cuiden la salud.

“Empecé a tomar talleres de esta comida consciente y a través de él estoy haciendo la harina para hot cakes, chocolate, fabrico muchas cosas para que mi hijo coma lo más natural, todo por mi hijo que tiene nueve años”, compartió.

Tras un curso de trofología, que busca que los ingredientes de la comida se conviertan en medicina para el cuerpo, creció la curiosidad de la joven para crear sal de ajonjolí.

“Me enamore de todo lo que puedes hacer con la sal y todos los nutrientes, la sal de ajonjolí negro, moreno y blanco”, expresó.

La combinación de ingredientes como el ajonjolí, en forma de aderezo, puede proveer beneficios para la memoria y los huesos.

Explicó que el aderezo fue un éxito entre sus amigos y familiares, quienes apoyaron el proyecto de la joven emprendedora desde un inicio.

Dentro de las variedades que ofrece  Irma en la creación de la sal, está la vinagreta, que puede utilizarse en platillos tradicionales en la cocina, como es el arroz.

“Se le puede poner al sushi, en los pescados sabe horneado, ¡a todas las verduras! Cualquier tipo de receta, le pongo al guacamole, la jícama, el pepino”, platicó.

También, la sal de ajonjolí puede ser la base de los moles, un platillo mexicano que puede ser dulce o salado. 

“Trabajaba en un colegio y todas las maestras me empezaron a recomendar, fabrico otros productos minerales y ya trabajaba con cacao”, narró.

Irma es maquillista y practica el reiki, actividades de relajación que contrastan con el estrés que implica el emprendedurismo de la creación de sales de ajonjolí, consideró.

“Es complicado hacer las presentaciones, tengo un muy buen producto pero si estaría mejor si tuviera un envase de mejor calidad; mi producto no tiene marca al ser nuevo y natural”, dijo.

Sin embargo, el proceso de mejorar la imagen tiene algunos retos porque es una inversión económica.

“Mi sueño es que la sal de ajonjolí pueda estar en una tienda para su venta formal, que se dé a conocer y crezca”, refirió.

Comentó que está en proceso de mejora de una campaña de mercadotecnia para ofrecer sus productos, con nueva presentación y etiquetado, en 2017.

“En la nueva imagen incluye ponerle un recetario al producto, porque luego se les olvida como la pueden usar”, argumentó.

Irma recomendó que la sal de ajonjolí se consuma dos cucharadas dos veces a la semana, para que el beneficio sea permanente.

“Ayuda a mejorar la memoria, tiene minerales, ayuda a mejorar la digestión, debe consumirse constantemente para lograr el beneficio”, resaltó.

Nombre: Irma Vallín Santiago

Edad: 31 años

Originaria: Guadalajara, Jalisco

Profesión: Química Cosmética

Contacto:

Punto de distribución: Casa Sawabona

662 508 27 44

Facebook: Alquimia Organica Make Up