Invita IMSS a cuidar salud de los pies

0
343

Tijuana, B.C.- Dentro de la prevención de la salud,  se debe tomar en cuenta todo el cuerpo  incluidos los pies, extremidades que comúnmente son descuidadas. Se estima que alrededor de 30% de los padecimientos de las uñas son  onicocriptosis;  mejor conocida como uña enterrada, problema que de no  atenderse oportuna y adecuadamente, puede progresar y requerir tratamiento quirúrgico.

 

La doctora Alicia Amarillas Villalvazo, dermatóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que la onicocriptosis ocurre cuando la uña o plato ungueal se abre paso entre la piel del propio pliegue produciendo una herida y por consecuencia se inflama la zona generando aumento de volumen, dolor y enrojecimiento.

Advirtió que una uña enterrada es puerta de entrada a microorganismos y  en consecuencia al desarrollo de infecciones, sobre todo si además la persona padece diabetes o deficiencias de circulación. Aunado a ello, si es atendida de manera inadecuada, el paciente puede desarrollar gangrena u osteomelitis (infección de hueso) dejando secuelas como la pérdida de ese tejido e incluso la amputación.

En algunos casos,  las uñas se encajan debido a que sufren deformaciones influenciadas por otros padecimientos que propician infecciones por hongos, bacterias o virus, también  por los malos hábitos como calzado mal ajustado, traumas físicos y sobre todo, por cortar mucho las esquinas de las uñas.

Padecer una afección ungueal de esta naturaleza conlleva efectos negativos en la salud como inflamación con dolor, dificultad para caminar, infecciones y posible nacimiento de heridas profundas.

Amarillas Villalvazo recomendó acudir con su médico familiar para recibir el tratamiento adecuado y evitar consultar a personas no profesionales, ya que por lo general recurren a la extirpación de toda la uña y dejan sin caminar al paciente, además de que es muy doloroso.

Los procedimientos invasivos, competen sólo al área médica para mayor seguridad. Los dermatológicos efectúan una técnica llamada matrisectomía lateral, es decir;  llegar a la raíz de la uña para extirparla o cauterizarla quitando toda la espícula o zona lateral enterrada. Este procedimiento se realiza en una sala específica, con material estéril y anestesia.

Para disminuir la posibilidad de este tipo de lesiones, el paciente debe tener buena  higiene y utilizar una técnica adecuada de corte de uñas, pareja, cuadrada y sin curvas, indicó la especialista del IMSS en Tijuana.

En general hay que cortar las  uñas cada tres semanas con material en buen estado y filoso como cortaúñas o tijeras de punta roma (no puntiagudas), el corte debe ser cuadrado y no curvo, no tratar de hacer procedimientos invasivos con legras, ganchos u otro instrumento para desprender tejido, y secar bien los pies, concluyó la doctora Amarillas Villalvazo.