Hasta que los jugadores quieren

0
41

Por Dante Lazcano

Alguna vez me lo dijo Velibor Milutinovic, mejor conocido en el mundo del futbol como Bora, que los técnicos duran hasta que los jugadores quieren.

La declaración me la hizo justo cuando calificó a la selección mexicana en 1997 al mundial de Francia 98, eventualmente lo despidieron y se hizo del cargo Manuel Lapuente.

Inicio este espacio editorial de esa manera porque tras lo vivido en el estadio de Carson, sede provisional de los LA Chargers, me quedó claro que el gran problema que había en el vestidor era Ken Whisenhunt, coordinador ofensivo y de ahí que le aplicara la frase que en su momento me soltó Bora.

Y es que tras cuatro partidos en los que no fueron capaces de acumular ni 155 yardas corridas, fue increíble cómo, con una línea ofensiva parchada, corrieron 159, y lejos de verse inoperante, fue avasalladora y controladora al grado que tuvieron la pelota 35 minutos en un encuentro en el que la urgencia era tremenda por derrotar a los Green Bay Packers.

Desconozco qué tanto se comprometió el grupo en el inicio de la segunda mitad de la temporada de demostrarse de lo que son capaces de hacer, pero lo que un hecho fue que las tres fases de juego se combinaron y ganaron un partido completo aun y cuando lo hicieron ante una defensiva muy permisible.

Lo mejor de todo es que el equipo ya se “enrachó”, no olvidemos que superaron a Chicago Bears y el domingo pasado aplastaron a los Green Bay Packers, por lo que en juego de transmisión nacional bien pudieran terminar de dar un golpe de autoridad  pensando en que les alcance para ganar la división y se metan a la postemporada.

¿Adivinamos?

Y ya que andamos en predecir el futuro y hablar de los pasado, lo que en este espacio publicamos no fue un mero impulso o una latencia, era simple lógica y ahora que jugarán ante los Raiders, a partir del hecho que están jugando una gran defensiva, los electrizantes podrían electrocutar a los malosos sin importar que jugarán en el hoyo negro.

Es cierto que la mano de Jon Gruden ya se ve como entrenador, su estilo está imprimiéndose y con tanto talento me atrevo a asegurar que este encuentro será el último en el que los Chargers los derroten en calidad de visitantes en mucho tiempo.

Pero a partir del hecho que los del rayo están jugando una gran defensiva, las 61 yardas en 50 minutos de partido que sumó Aaron Rodgers lo avalan, es que me atrevo a vaticinar que los electrizantes pueden sumar su quinto triunfo del año y pensar que ante Kansas City iniciarán una temporada de seis encuentros en el estadio Azteca.

Además que a Rodgers, un “corebac” campeón y MVP, lo trajeron en el suelo los 24 minutos que le permitieron estar en el terreno de juego el domingo, ante los malosos no pueden bajarle al nivel y si partimos del hecho que quien juega defensiva gana campeonatos por lo que este jueves todo dependerá de ellos.

Mis dos centavos

Y sin embargo se mueve, Galileo Galilei.

 

Compartir
Artículo anteriorInteligencia
Artículo siguienteLas huelgas