Especialidad en vinos de España

0
176

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

Haciendo una pausa en las narraciones de mi querida Adriana sobre su maravilloso viaje a Medio Oriente, vuelvo a tomar el timón de Visa para Dos y aprovecharé para compartirles que después de ocho arduos meses de estudio, terminé la primera especialización en Vinos de España impartida por el Wine Scholar Guild (WSG), una de las instituciones más serias a nivel mundial sobre certificación, con sede en Washington DC.

Esta escuela se dedica a especializar sommeliers específicamente en países. Como el fundador es francés, el primer país, lógicamente fue Francia siguiéndole a su portafolio apenas hace unos años Italia y ahora nosotros somos los pioneros con respecto a España.

Esta especialidad tenía años buscándola por todo el mundo y me parecía increíble que en la madre patria existan innumerables escuelas de vino pero ninguna ofrezca a España como especialidad. Ni en Madrid, ni en Barcelona ni en ningún otro lugar.

Aparentemente fuimos 120 afortunados profesores de los cinco continentes los que fuimos aceptados para tomar este curso, muy completo, que incluyen las 17 principales Autonomías en la Península Ibérica.

Vimos a fondo su historia, sus uvas, su vinicultura y sus vinos tan especiales más allá de Ribera del Duero o Rioja, los más conocidos en nuestro país. Y nos dimos cuenta de por qué España es el tercer productor de vino en el mundo, después de Francia e Italia, con una historia de por lo menos tres mil cien años en sus hombros.

Adicionalmente, el haber aprobado el examen con honores me permite ser parte del equipo de WSG, por lo que muy pronto pondré a disposición de mis colegas sommeliers y cualquier persona interesada en el tema, esta nueva cátedra que vendrá a enriquecer nuestro conocimiento siendo hasta el momento el único profesor autorizado en todo México para impartir este curso.

México importa vinos, y el país principal de donde provienen estos vinos es España. Nos unen nuestros antepasados, nuestra cultura y los doscientos años de su presencia en nuestro territorio, con todos los matices que conocemos (como la prohibición de elaborar vino por 200 años de  la mano de Felipe II).

Quiero hacer patente mi agradecimiento a mi colega Romina Mendoza WSET, la cual me abrió las puertas para poder vincularme con WSG. Sin su apoyo este gran logro no hubiera sido posible. También agradezco grandemente a mi alma mater, Culinary Art School por el apoyo institucional durante el proceso de selección. Gracias Javier y Ana Laura, los tengo en mi corazón.

No puede faltar mi compañera de viaje Adriana Zapién que nunca dudó de que lograría esta meta y finalmente agradezco a mi amigo y vecino de columna Juan José Alonso nuestro querido Alquimista, quien siempre me estimula a que cada día sea mejor y que además comparte conmigo su pasión por descubrir nuevos vinos cada día.

A principios del próximo año espero ya tener listo todo el material para impartir la cátedra, que seguramente será un éxito en la región, y esperemos en todo México.