Entre Xolos y Selección

0
27

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Si en la edición anterior de esta columna se habló de cómo el conjunto de Tijuana prácticamente desconoce lo que es ganar cuando juega en la capital de nuestro país (o en el Estado de México cuando juega contra Toluca), en esta ocasión se debe comentar que quizá no es tanto el hecho de tener que jugar a cierta altura lo que causa la sorpresiva baja de nivel dentro del plantel y más bien es la triste realidad de que este equipo no sabe cómo jugar fuera del estadio Caliente, o al menos eso ha mostrado en lo que va del Apertura 2019. Y es que tras el triunfo obtenido en su visita al estadio Cuauhtémoc en la primera jornada de la campaña, en donde vencieron al cuadro poblano con un contundente marcador de 1-3, el combinado canino ha sido incapaz de sumar punto alguno jugando en casa ajena, acumulando tres derrotas de manera consecutiva y situándose como uno de los peores visitantes del torneo.

Con 8 goles en contra y solo 3 a favor, el conjunto dirigido por Óscar Pareja ha sufrido demasiado jugando fuera de la famosa ‘perrera’, mostrando una cara muy distinta a la que llega a enseñar cuando se encuentra compitiendo desde la ciudad fronteriza. ¿Ese brillante orden defensivo que mostraron en su duelo ante los Pumas que los ayudó a ganar un partido muy complicado con un apretado marcador de 1-0? Inexistente en sus enfrentamientos de visitante, en donde ha permitido un promedio de 2.6 goles por encuentro y llega a cometer errores difíciles de explicar o perdonar, tal y como el autogol ante el cuadro choricero o las constantes fallas en la marca ante el conjunto de Necaxa. ¿Esa lucha y entrega que derramó ante el cuadro de Cruz Azul la semana pasada, misma que los ayudó a remontar un partido que parecía no salir del empate? Tampoco se deja ver si no están en Tijuana, ya que fuera del buen primer tiempo que dieron ante el Necaxa el pasado sábado es difícil resaltar algún otro momento de buen fútbol fuera de casa; solo un zarpazo de Camilo Sanvezzo ante el América y una falta de creatividad ante el poco vistoso pero si efectivo parado defensivo del Toluca. Pero bueno, al menos por ahora se mantiene el invicto jugando de local y se viene una pausa por fecha FIFA que podría ayudar al equipo de Xolos a replantear lo que queda de este torneo.

Ahora bien, hablando un poco más de la participación de la selección mexicana en esta fecha FIFA, que dicho sea de paso es más bien una serie de amistosos con la oportunidad de convocar a su cuadro estelar para ellos, se le presentan dos duelos atractivos ante las selecciones de los Estados Unidos y Argentina, los cuales serán buena prueba para ver que tan bien vienen tras la obtención de la menospreciada Copa Oro. ¿Importan estos partidos? Solo para los que en verdad quieran ver a su selección un par de veces más antes de que acabe el año, o al menos para hacer un análisis más del trabajo del Tata Martino, que está cerca de cerrar su primer año al mando del Tri. En fin, entre Xolos y Selección siempre habrá mucho de qué hablar.